Quantcast

Fiscal de Sicilia dice que mafias sólo serán vencidas con estrategia global

México, 7 nov (EFE).- La única manera de acabar con el crimen organizado es crear una estrategia global que permita a los investigadores de cada país perseguir delitos en cualquier lugar del mundo, manifestó hoy Antonio Ingroia, fiscal antimafia de la ciudad italiana de Palermo, en Sicilia.

"Mientras no haya una legislación antimafia global, como hay una mafia global, estamos destinados a la derrota", dijo Ingroia durante su intervención en un ciclo de conferencias sobre delincuencia internacional que se celebra esta semana en la Universidad del Claustro Sor Juana Inés de la Cruz, en Ciudad de México.

El fiscal, que ejerce su función en la isla de Sicilia, donde tiene sus raíces la mafia italiana, explicó que en la actualidad los ingresos que genera el crimen organizado no se quedan dentro del territorio de las organizaciones, sino que se invierten también en otros países.

"Eso dificulta la tarea de los investigadores, que en general tenemos herramientas (legales) nacionales, no internacionales", apuntó Ingroia.

A causa de esto, "las organizaciones criminales pueden mover grandes cantidades de dinero en tiempos muy cortos, mientras que la acción de enfrentamiento por parte de la justicia no es tan rápida", lamentó.

Para contrarrestar esta situación, Ingroia propuso homogeneizar las legislaciones, los ordenamientos jurídicos de cada país y las prácticas judiciales en materia de crimen organizado.

"Los mafiosos logran operar en situaciones territoriales diferentes, los investigadores también deben poder hacerlo", sentenció.

"El objetivo es evitar que se creen áreas de impunidad a nivel global", manifestó el funcionario italiano, quien citó a modo de ejemplo que "si lo que es delito en Italia no fuese delito en México, o viceversa, resultaría imposible perseguir al delincuente que se trasladase de uno a otro país".

El fiscal hizo especial hincapié en la protección que los llamados 'paraísos fiscales' brindan a las asociaciones de delincuentes y en la necesidad de combatirlos para poder luchar con más eficacia contra el crimen organizado.

Sin embargo, Ingroia se mostró pesimista ante la posibilidad de acabar con estos reductos, a pesar de los avances que, a su juicio, se han realizado en los últimos años.

"No soy un iluso. Hay una parte importante de la economía mundial que se funda sobre la economía ilegal" y "sólo cuando se logre crear una opinión pública global más fuerte que esos intereses, se podrá acabar con ellos", concluyó. EFE

mps/rac/pa/ac