Quantcast

Krugman propone extender políticas sociales para combatir esta "pesadilla"

Nueva York, 7 nov (EFE).- El Premio Nobel de Economía, Paul Krugman, calificó hoy de "pesadilla" la situación en que se encuentra la economía global y apostó por la extensión de las políticas sociales como vía para combatir la crisis.

"Esto es como una especie de pesadilla. Está llamado a ser la peor depresión en 25 años y podría serlo desde la Gran Depresión. Todo se ha descarrilado y aunque empezó en Wall Street, ya está en las calles (Main Street)", aseguró Krugman en una entrevista concedida a la cadena de información financiera CNBC.

Para recuperar la estabilidad y crecimiento económico de EEUU, el economista de Universidad de Princeton calculó que se necesitará "probablemente el 4% del PIB (Producto Interior Bruto) o más. Estamos hablando quizá de un plan de 600.000 millones de dólares", al tiempo que desaconsejó escatimar en esta cuestión.

Aunque calcula que la deuda nacional de Estados Unidos alcanzará el próximo año el billón de dólares, insistió en recordar al presidente electo, Barack Obama, que "no es momento para pensar a largo plazo, sino de meter dinero a la economía".

Respecto a la situación del mercado laboral, reconoció que las cifras publicadas hoy en EEUU fueron mucho peores de lo previsto, ya que reflejan que en lo que va de año se han destruido en el país casi 1,2 millones de empleos, de los que 240.000 se perdieron el pasado mes de octubre.

Ese mes el índice de desempleo estadounidense llegó al 6,5%, el mayor desde marzo de 1994, aunque Krugman advirtió de que se puede llegar "fácilmente" al 8%, e incluso al 10%, una posibilidad que "habría rechazado hace dos meses".

"En la última recesión, que oficialmente duró ocho meses, el mercado laboral tardó en volver a mejorar dos años y medio, así que si seguimos ese camino, podría tardar hasta 2010 ó 2011, a no ser que se aplique un programa de recuperación muy efectivo", explicó en sus declaraciones a ese medio.

El también columnista de The New York Times advirtió igualmente de los "terribles" datos que llegan desde el sector del comercio minorista, "que nos dicen que lo peor aún está por llegar".

"Así que esto es realmente malo", apuntó el economista, quien reconoció que jamás había previsto que algo así pudiera ocurrir, pese a que sí alertó del posible estallido de la burbuja inmobiliaria.

Lo que más le sorprende de toda esta crisis es "el modo en que se está propagando" y cómo ha pasado de implicar una explosión de las ejecuciones de hipotecas en EEUU a suponer la bancarrota de Islandia.

"Demuestra que todo el sistema era más frágil y estaba más interconectado de lo que nadie fue capaz de darse cuenta", explicó Krugman, quien insistió en la CNBC en que esta es una cuestión "mundial, gigantesca y lo más cercano a 1932. Nunca había podido imaginar que nos acercáramos tanto".

Ese año, Franklin Roosvelt ganó las elecciones en un país inmerso en la Gran Depresión, por lo que puso en marcha un paquete de medidas para recuperar la economía conocido como "New Deal".

En su columna en The New York Times, el economista parafraseó este viernes el lema utilizado por Obama durante su campaña para asegurar que el presidente electo "sí puede" dar un cambio a esta situación.

Para ello, propuso un "New Deal" que apueste claramente por la extensión de las políticas sociales.

"Apoyar a los más necesitados en momentos de crisis, a través de la extensión de las ayudas sanitarias y al desempleo, es moralmente bueno pero también es mucho mejor estímulo económico que le recorte de impuestos", defendió.

Por ello, pidió a Obama que no se deje asustar por quienes quieren que tenga un perfil bajo y le recordó que el resultado de las elecciones fue "un verdadero mandato" por parte de la ciudadanía, que votó por "un socialista y un redistribuidor" de la riqueza, algo de lo que le acusó su oponente durante la campaña. EFE

mgl/emm/lgo