Quantcast

El fútbol, el espectáculo y la política, testigos en un juicio por chantaje

Roma, 7 nov (EFE).- El vicepresidente del Milán, Adriano Galliani, la presentadora Simona Ventura y la asesora de imagen de la familia Berlusconi pasaron hoy como testigos ante el tribunal de Milán en el juicio contra Fabrizio Corona, acusado de extorsionar a famosos para que no se publicasen fotos comprometedoras.

La primera en comparecer fue Matilde Simonetto, asesora de imagen de la familia Berlusconi, que explicó que pagó para que no se publicasen las fotografías de Barbara Berlusconi, hija del presidente del Gobierno, a la salida de una discoteca en un supuesto estado de embriaguez y abrazada a un hombre.

Simonetto afirmó que "no recibió amenazas por parte de Corona", y que consideró que la propuesta del titular de la agencia de fotografía fue una "cortesía", porque las fotografías no eran "escandalosas" sino "sólo feas".

En aquella ocasión, la familia Berlusconi pagó a la agencia de Corona 20.000 euros por retirar del mercado las imágenes.

Por su parte, Galliani explicó que pagó a Corona por eliminar las fotos que mostraban al entonces jugador del club milanés Francesco Coco en una barca en las Islas Baleares, en España, en el verano de 2001 en compañía de cinco amigos, algunos de ellos con el bañador bajado.

"Un amigo me dijo que había visto estas fotografías y pensé que era interés del Milán comprarlas para retirarlas de la circulación, No he tenido problemas con Corona, las pagamos con factura por 36 millones de liras (18.000 euros) y después se lo restamos del sueldo de Coco", señaló.

La conocida presentadora de televisión Simona Ventura, sin embargo, sí acusó a Corona de haberla "perseguido" durante el periodo en el que se divorció de su marido.

El juicio se celebra tras las investigaciones realizadas por el fiscal de Potenza (Reggio Calabria) John Henry Woodcock sobre las supuestas actividades de chantaje al titular de "Corona's", una agencia que se ocupaba de fotografiar a los famosos y vender los reportajes a las revistas del corazón.

Entre las supuestas víctimas de las extorsiones también se encuentra la familia Agnelli, que, sin embargo, no cedió al chantaje para evitar la publicación de una entrevista al travestí junto a quien se encontró a Lapo Elkann (nieto de Gianni Agnelli) el día en que fue hospitalizado por sobredosis.

Según las investigaciones, se pidió 200.000 euros al grupo automovilístico Fiat, propiedad de la familia Agnelli y para quien trabajaba Lapo Elkann, para eliminar la entrevista, la cual, ante la negativa de la compañía, fue finalmente publicada en la revista "Chi".

Además, aparecen como presuntos chantajeados los futbolistas italianos Francesco Totti, Alberto Gilardino y Christian Vieri, el francés David Trezeguet y el brasileño Adriano. EFE

ccg/cps/sc/fc