Quantcast

Apremian al Consejo de Seguridad para que envíe refuerzos a misión del Congo

Naciones Unidas, 7 nov (EFE).- El secretario general adjunto para Operaciones de Paz de la ONU, el guatemalteco Edmund Mulet, apremió hoy al Consejo de Seguridad para que apruebe su solicitud de enviar refuerzos a la misión de Naciones Unidas en la República Democrática del Congo (RDC).

Mulet advirtió de que la situación en el este de la RDC "ha empeorado" desde que los combates entre rebeldes tutsis y las milicias gubernamentales en la zona de Rutshuru rompieran hace tres días el alto al fuego que reinaba desde la semana pasada.

"Es crucial que el Consejo de Seguridad considere sin demora la petición de refuerzos para MONUC (Misión de paz de la ONU en el Congo), que presentamos hace unas semanas", dijo en una conferencia de prensa.

La solicitud del departamento de Operaciones de Paz (DPKO) es de dos batallones de infantería y dos compañías especiales, además de policías, lo que suma cerca de 3.000 efectivos.

Mulet indicó que la misión ha desplazado efectivos dentro de la RDC a la zona del conflicto en el este del país, particularmente a Goma, capital de la provincia de Kivu Norte.

La guarnición de cascos azules de la ciudad aumentó hoy a unos 1.000 soldados con la llegada de refuerzos, para asegurar que la reanudación de la violencia en las afueras de la población no se extienda a sus calles, apuntó.

"No hay soldados congoleños dentro de la ciudad, todos están en las afueras. Los únicos grupos armados que queremos dentro son la policía nacional y MONUC", recalcó.

La misión de la ONU en Congo fue creada al amparo de la Resolución 1.279 (1999) para facilitar la aplicación y puesta en práctica del Acuerdo de Lusaka, que ponía fin a las hostilidades entre todas las fuerzas combatientes en la guerra civil congoleña, y en la actualidad cuenta con policías, militares y observadores militares de un total de 57 países.

Según datos de MONUC del mes de octubre pasado, esa misión cuenta con un total de 16.475 militares de 18 países, una cifra que se considera insuficiente para las dimensiones de un país como la República Democrática del Congo.

Entre esas fuerzas de paz internacionales hay militares procedentes de varios países de América Latina como Uruguay, que participa con 1.324 unidades, Bolivia, con 200, y Guatemala, con 105.

India y Pakistán, con 4.372 y 3.551 militares, respectivamente, constituyen junto a Bangladesh (1.330) y Uruguay (1.324) los países con más cascos azules en el MONUC, que también cuenta con otros 304 policías de otros 22 países, entre los que participa, otro país latinoamericano, como Argentina, con tres unidades, según MONUC.

Un total de 47 países, además, tienen desplegados 719 observadores militares, y entre ellos están Bolivia (7), Guatemala (6), Perú (5), España (2) y Uruguay (2).

El secretario general adjunto también mencionó que Naciones Unidas investiga las denuncias de muertes de civiles en los conflictos de los últimos días entre rebeldes tutsis y las milicias mai-mai aliadas al Gobierno de Kinshasa.

Dijo que los primeros indicios apuntan a que entre 20 y 70 civiles perdieron la vida en los combates por varias locales en las zonas rurales de Kivu Norte.

Esos enfrentamientos, junto a la reanudación de las hostilidades entre los rebeldes y el Ejército congoleño, "han derivado en nuevos desplazamientos de población", advirtió.

Mulet desmintió informaciones de que tropas de Zimbabwe y Angola se encontraban en la zona del conflicto, y las atribuyó a que algunas unidades del Ejército congoleño han sido entrenadas por militares angoleños y hablan portugués.

Portavoces de MONUC en Goma indicaron que los rebeldes tutsis del Congreso Nacional para la Defensa del Pueblo (CNDP)y tropas gubernamentales congoleñas sostuvieron combates hoy en Kivati, a menos de 15 kilómetros del centro de la capital de Kivu Norte, lo que ha hecho aumentar la tensión en la provincia.

Estos son los primeros combates en nueve días en los alrededores de Goma, donde el líder del CNDP, Laurent Nkunda, detuvo su ofensiva y exigió negociaciones directas con el Gobierno de Kinshasa, que preside Joseph Kabila.

La reanudación de los combates coincide con la cumbre celebrada hoy en Nairobi por la Unión Africana y la ONU para hallar una salida pacífica al conflicto en el este de la RDC.

El secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, se reunió con siete presidentes africanos, entre ellos los de la RDC, Joseph Kabila, y de Ruanda, Paul Kagame, a los que se considera figuras esenciales para la solución del conflicto. EFE

jju/emm/ib