Quantcast

General Motors admite que se está quedando sin dinero para operar

Washington, 7 nov (EFE).- General Motors reveló hoy que su situación es crítica al informar que durante el tercer trimestre gastó 6.900 millones de dólares y se está quedando sin dinero para funcionar más rápidamente de lo previsto.

La primera consecuencia del empeoramiento de su situación financiera fue el anuncio de que abandona los planes para hacerse con el tercer fabricante estadounidense, el Grupo Chrysler.

GM reconoció hoy por primera vez que estaba en negociaciones con Cerberus -que controla el 80,1 por ciento de Chrysler- para su adquisición, pero que "la compañía ha concluido que es más importante en este momento concentrarse en sus dificultades inmediatas de liquidez" y ha decidido "dejar de lado" la idea.

General Motors perdió 2.500 millones de dólares durante el periodo, pero lo más preocupante es que durante los tres pasados meses consumió una media de 2.300 millones de dólares, más del doble de lo calculado por los analistas del sector.

Mientras, Ford también informó hoy de que sus pérdidas globales durante el tercer trimestre fueron de 129 millones de pérdidas. Pero la situación también es peor de lo que esa cifra refleja.

Ford explicó que las pérdidas operativas ascendieron a 2.980 millones de dólares, lo que le obligará a recortar sus gastos salariales en un 10 por ciento.

La situación de liquidez de Ford parece ser mejor que la de GM. El mayor fabricante estadounidense dijo que a fecha 30 de septiembre contaba (entre efectivo, títulos convertibles y otros activos) con 16.200 millones de dólares.

Por su parte, Ford dijo que en su caso la cifra de liquidez total es de 29.600 millones de dólares, de los que 10.700 millones suponen líneas de crédito.

GM atribuyó su situación a "la ralentización general en la demanda de vehículos unida a la crisis crediticia, especialmente en Norteamérica y Europa".

"La volatilidad en los mercados financieros mundiales, la reducción del crédito para particulares y empresas y la mínima confianza de los consumidores ha creado una situación muy difícil", afirmó el presidente de GM, Rick Wagoner.

La empresa también recordó que durante el periodo pagó 1.200 millones de dólares a Delphi como parte del acuerdo que mantiene con su antigua subsidiaria que se encuentra en suspensión de pagos desde octubre del 2005.

Aunque GM espera que su flujo de caja mejore durante el último trimestre, la situación de la empresa puede describirse como desesperada.

La propia empresa dijo que "incluso si implementa las acciones operativas planeadas", su liquidez será "la cantidad mínima necesaria para operar" hasta finales de este año.

Y en los dos primeros trimestres del 2009, "incluso con sus acciones planeadas, la liquidez estimada de la compañía será mucho menos de esa cantidad".

Su situación sólo mejorará si "las condiciones de la economía y el sector del automóvil mejoran de forma significativa, recibe cantidades sustanciales por la venta de activos, adopta iniciativas de capital más agresivas" o " recibe fondos gubernamentales".

GM afirmó que "mejorar su posición de liquidez sigue siendo una de las principales prioridades de la compañía".

Wagoner anunció que GM tomará nuevas medidas para "mejorar la liquidez y reducir los costes estructurales, en respuesta al empeoramiento de las condiciones económicas mundiales".

La empresa dijo que las nuevas medidas mejorarán la liquidez de la compañía en 5.000 millones de dólares.

El director financiero de Ford, Lewis Booth, también anunció que el segundo fabricante estadounidense "continuará reduciendo de forma agresiva sus costes y manejaremos nuestros efectivo con absoluta disciplina".

Ford mantiene su plan para reducir sus costes en Norteamérica en 5.000 millones de dólares a finales de año (comparado con las cifras del 2005). Casi la mitad de esa cifra ya está alcanzada gracias al acuerdo sobre gastos sanitarios para jubilados, firmado con el sindicato United Auto Workers.

El acuerdo permitió que la compañía mejorara sus resultados en 2.200 millones de dólares durante el trimestre. Además, Ford planea reducir el 10 por ciento de los costes relacionados con personal de oficinas.

El consejero delegado de la compañía, Alan Mulally, dijo que "éstos son momentos difíciles e históricos para el sector mundial del automóvil, pero estoy más convencido que nunca que Ford tiene el plan correcto para superarlos". EFE

crd/pgp/prb