Quantcast

Supervivientes naufragio mejoran y son trasladados junto a sus familiares

Santo Domingo, 7 nov (EFE).- Los cuatro dominicanos que sobrevivieron tras pasar quince días a la deriva en una embarcación en el mar Caribe experimentaron una mejoría en su salud y fueron llevados hoy desde el hospital de Santo Domingo en el que estaban a San Francisco de Macorís (nordeste), su ciudad de procedencia.

El director del hospital Francisco Moscoso Puello, Roberto Lafontaine, dijo a Efe que los supervivientes "pidieron ser llevados cerca de sus familiares", por lo que, al experimentar una evolución favorable, se decidió el traslado, que tuvo lugar hoy.

Los cuatro hombres, que habían salido el 18 de octubre desde la península de Samaná (nordeste) con la intención de llegar a Puerto Rico, lograron sobrevivir durante quince días a la deriva en una embarcación en la que viajaban en total 33 personas, aunque 28 de ellas murieron y el capitán les abandonó.

Los sobrevivientes del naufragio, que tuvo lugar cerca de las islas Turcos y Caicos, son los hermanos Gregorio y Saulo Manuel María Marisant, Franklin Almánzar y Álvaro Almánzar, oriundos de San Francisco de Macorís, al igual que casi todos los fallecidos.

Los cuatro hombres llegaron la tarde del pasado miércoles procedentes de Turcos y Caicos al Aeropuerto Joaquín Balaguer, en el norte de Santo Domingo, en un vuelo fletado por la cancillería, y fueron internados en el hospital Moscoso Puello.

De acuerdo con informaciones oficiales, los náufragos narraron que debieron alimentarse del cuerpo del último de sus compañeros en morir en alta mar debido a que agotaron las provisiones.

El director del hospital relató que los náufragos "han sufrido un triple trauma, físico, psíquico y social".

Explicó que además del daño físico sufrido, que se manifiesta en quemaduras de primer y segundo grado a causa del sol y deshidratación, han padecido un impacto psíquico al estar durante quince días "en medio del mar, sin saber si se iban a salvar", a lo que se une la precariedad de su situación social.

Tras un día y medio de control médico en el hospital Moscoso Puello, al comprobarse que su situación es estable, se organizó el traslado a San Francisco de Macorís, donde continuarán bajo control médico del Hospital Central San Vicente de Paul de esa ciudad. EFE

jsm-as/hma