Quantcast

Ban Ki-moon advierte que conflicto del Congo puede afectar a toda la región

Nairobi, 6 nov (EFE).- El secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, advirtió hoy en Nairobi que el conflicto del este del Congo puede afectar a toda la región de los Grandes Lagos y pidió un inmediato alto el fuego en la zona, en la que combaten rebeldes tutsis con tropas y milicias gubernamentales.

En una Cumbre celebrada hoy en Nairobi, Ban también abogó por el reforzamiento de la Misión de Naciones Unidas para el Congo (MONUC), que con 17.000 soldado es la mayor de la ONU en el mundo, aunque indicó que la única solución posible al conflicto "ha de ser política (…), no puede ser militar".

El responsable de Naciones Unidas se reunió con siete presidentes africanos, entre ellos los de la República Democrática del Congo (RDC), Joseph Kabila, y de Ruanda, Paul Kagame, a los que se considera figuras esenciales para la solución del conflicto.

El Gobierno de Kinshasa acusa a Kagame de apoyar a los rebeldes tutsis del Congreso Nacional para la Defensa del Pueblo (CNDP), que en las últimas semanas han ocupado gran parte de la provincia oriental congoleña del Kivu Norte.

Por su parte, las autoridades de Kigali acusan a Kabila de respaldar a los hutus de la Fuerza Democrática de Liberación de Ruanda (FDLR), relacionados con el genocidio ruandés de 1994 y que tienen sus bases en el este de la RDC, desde donde realizan ataques en territorio de Ruanda.

Además en la reunión se encontraban representantes europeos y de Estados Unidos.

El comisario de Desarrollo y Ayuda Humanitaria de la Comisión Europea, el belga Louis Michel, indicó que en las conversaciones se tiene que tratar el asunto de la minería ilegal en el este de Congo, de donde los rebeldes extraen estaño, oro y sobre todo coltán, que se utiliza para los condensadores de equipos de alta tecnología.

Con la venta de estos minerales, los rebeldes obtienen grandes sumas de dinero para armar y equipar a sus guerrillas, lo que dificulta el desarme de estos grupos acordado en noviembre y enero pasados.

Los gobiernos de Nigeria, Senegal y Tanzania convocaron formalmente esta Cumbre especial urgente en Nairobi, para tratar el conflicto en el que unas 250.000 personas se han visto desplazadas de sus hogares en los últimos dos meses.

De los alrededor de seis millones de habitantes de la provincia congoleña de Kivu Norte, se calcula que casi una quinta parte viven desplazados y en una situación desesperada, que se ha agravado en estas últimas semanas.

Según cálculos de organizaciones internacionales, las continuas acciones violentas en Congo desde 1998 han causado la muerte en el país a casi cinco millones y medio de personas, lo que supone una cifra de 45.000 al mes. EFE

pa/cho/ib