Quantcast

Investigan el intento de homicidio de una prostituta acuchillada en Alegia

San Sebastián, 7 nov (EFE).- Un juzgado de Tolosa investiga un posible intento de homicidio sufrido por una prostituta en un domicilio particular de Alegia (Guipúzcoa) donde prestaba sus servicios a un hombre que presuntamente la acuchilló mientras mantenían relaciones sexuales, han informado a Efe fuentes del caso.

Los hechos se remontan al pasado 22 de octubre, día en que la presunta víctima y una amiga suya llegaron a San Sebastián, donde pensaban pasar unos días alojadas en una pensión.

Una vez en la capital guipuzcoana, ambas mujeres se anunciaron en la página de contactos de un periódico local y al día siguiente recibieron una llamada del presunto agresor, con el que una de ellas mantuvo relaciones sexuales en su vivienda de Alegia.

Según las citadas fuentes, el 24 de octubre el hombre volvió a contactar con las prostitutas para "quedar con las dos", tras lo que trasladó a las mujeres a su domicilio, si bien en esta ocasión todo transcurrió también "con normalidad", según las fuentes.

En el camino de regreso a San Sebastián, el cliente habría comentado a las dos mujeres que pertenecía a una secta desde hacía cinco años y que su esposa se encontraba fuera de Guipúzcoa "haciendo un curso de relajación" con esta misma secta.

Un día después, el hombre solicitó una nueva cita, aunque esta vez sólo con una de las dos chicas a la que volvió a trasladar a su casa de Alegia, donde se ofreció a dar a la mujer "un masaje en los puntos vitales del cuerpo, ya que tenía conocimientos de 'Reiki' y de yoga".

La víctima, que ha presentado una denuncia ante la Ertzaintza por estos hechos, accedió en un primer momento pero, pasados unos minutos, se dio cuenta de que el comportamiento del hombre había experimentado "un cambio" y empezaba a actuar "como si fuera otro".

La prostituta observó cómo el presunto agresor cogía de una silla cercana un objeto que tenía envuelto en un paño blanco, escondido bajo un cojín, y que resultó ser un cuchillo que le clavó en el tórax "en al menos dos ocasiones".

A continuación, el hombre habría intentado asfixiarla "apoyando fuertemente" el almohadón contra la cara de la chica e "impidiendo su respiración", según las citadas fuentes.

La prostituta "intentó defenderse con todas sus fuerzas de la agresión", al tiempo que gritó pidiendo ayuda, mientras el hombre le decía: "¡Cállate y tranquila! que esto te da placer y estás disfrutando", sin hacer caso de los gritos de la chica que "le imploraba que parase" y la trasladara a un hospital porque la estaba "matando".

Según las fuentes mencionadas, el presunto agresor hizo caso omiso de las súplicas de su víctima, al tiempo que la instaba a "disfrutar" con aquella situación que le daba "placer", porque después ya la llevaría a "algún sitio".

La agredida aprovechó un momento en el que el hombre fue al servicio para salir a la escalera de la vivienda, mientras "se taponaba las heridas con la mano", y llamó a la vivienda de un vecino, aunque nadie le abrió.

En ese momento salió a la escalera el presunto agresor "más tranquilo" y pidió a la chica que se calmara porque la iba a llevar a un hospital, lo que hizo poco después. Una vez en el centro médico, la víctima fue ingresada e intervenida quirúrgicamente de sus heridas.

En un primer momento se hizo cargo del caso el Juzgado de Instrucción número 3 de San Sebastián, aunque poco después se inhibió en favor de un Juzgado de Tolosa, al haber ocurrido los hechos en el partido judicial de esta localidad guipuzcoana. EFE

cl