Quantcast

Larrondo dice que Radio La Colifata devuelve la identidad a esquizofrénicos

Nicolás Dorta

Guía de Isora (Tenerife), 7 nov (EFE).- El realizador Carlos Larrondo, que en 1996 entró en el hospital psiquiátrico José Tiburcio Borda de Buenos Aires para filmar la vida de los pacientes, todos hombres, con esquizofrenia y otros trastornos mentales graves, dijo hoy que Radio La Colifata devuelve la identidad a los esquizofrénicos.

Larrondo cursaba estudios de Imagen y Sonido y el resultado fue el cortometraje "De locos para locos", que posteriormente se convertiría en "LT22 Radio La Colifata", un proyecto vigente desde 1991 gracias a una iniciativa del psicólogo Alfredo Olivera.

Larrondo presenta estos días la película en el Festival Internacional de Documentales MiradasDoc, en Guía de Isora, Tenerife, donde se siente "encantado".

Mientras acudía al hospital, el realizador se sorprendió por la personalidad de los enfermos y quedó "enganchado" a la palabra colifata (loquita, en lenguaje porteño).

Cada sábado por la tarde, un árbol del patio del psiquiátrico se convierte en escenario improvisado de experiencias radiofónicas.

Los pacientes hacen una parrilla de programación y cuentan las cosas que se les pasan por la cabeza, y en ocasiones tienen invitados.

Sus protagonistas "sacan sus delirios hacia fuera", su "diálogo interno" y "encuentran una respuesta en la sociedad", asegura Larrondo.

El micrófono se convierte en el objeto "principal" donde "existe un diálogo que ya no es anónimo", sino "con el otro", apunta.

Una antena instalada en el psiquiátrico cubre tres kilómetros a la redonda. No demasiada cobertura. Luego graban los programas y los editan, y hacen pequeños cortos que envían a otros locutores de radio, "ésta es la manera de difundir el mensaje", explica Larrondo.

Así, la voz de La Colifata se ha extendido a todo el país, fuera de las fronteras e, incluso, se ha hecho popular por el anuncio de una conocida marca de bebida isotónica.

Resulta una "terapia imprescindible" para estos pacientes, también crea un lazo social, "porque a esta gente se le saca de su aislamiento, no sólo del que ellos mismos padecen, sino del de la sociedad", indica el director argentino.

Para Larrondo, un hospital psiquiátrico es "un ente aparte que se hace para que los locos que no producen y estorban estén aislados de los que producen".

El director del documental asegura que Radio La Colifata ha sido su "terapia personal" y ha aprendido muchísimo.

Cuando entró en ese centro no tenía un concepto de la locura, simplemente "había estudiado algo de psicología -dice- y me interesaba la mente" pero "no tenía ni idea de lo que iba a encontrar".

Estas personas "recuperan su propio valor, su identidad" y "se sienten útiles", y eso "tira para adelante a cualquiera".

Interesado por "la mente y los misterios del alma humana", Carlos Larrondo vive en Barcelona, donde trabaja haciendo videoclips y cortos.

En Barcelona contactó con el cantante Manu Chao, que ha puesto banda sonora al filme.

Radio La Colifata funciona en ese hospital pero ha viajado a otros lugares como México, donde se recogieron testimonios de gente que vive en la calle.

Los "colifatos" también han llegado a Europa y han descubierto la repercusión de la radio en otros hospitales psiquiátricos. EFE

ndm/rdg/is