Quantcast

Pide el alta el camionero herido en accidente fallecieron seis trabajadores

Palencia, 7 nov (EFE).- El conductor de 51 años que resultó herido cuando conducía un camión, en el siniestro en el que perecieron seis personas que circulaban en una furgoneta en la provincia de Palencia, ha pedido hoy el alta voluntaria en el Hospital palentino, en el que permanecía ingresado, y está de regreso a Portugal.

Según han informado hoy a Efe fuentes sanitarias, A.A.C.L., de nacionalidad portuguesa, ha solicitado hoy mismo el alta con el fin de regresar a su país de origen, hasta donde le acompañará un familiar que ha viajado a España para recogerle.

El conductor del camión fue ingresado ayer en el Hospital de Palencia con diversos traumatismos, tras verse implicado en un accidente de tráfico ocurrido en el kilómetro 69 de la A-62 (Burgos-Portugal), en el que fallecieron seis personas, todos ellos portugueses con edades comprendidas entre los 30 y los 55 años.

El cónsul de Portugal en Salamanca, Augusto Pimenta, se ha desplazado hoy a Palencia para visitar al herido y para supervisar las labores de repatriación de los seis cadáveres hasta sus municipios de procedencia.

En una comparecencia ante los medios de comunicación ha trasmitido sus condolencias a los familiares de las víctimas y ha manifestado que "Portugal y Castilla y León están hoy conmocionados por tan magna tragedia".

Aunque no ha precisado cuando se producirá la repatriación de los cadáveres, ya que hay que cumplir todos los requisitos legales y sanitarios, todo parece indicar que no será antes de mañana cuando los cuerpos de los seis trabajadores portugueses serán enviados a sus lugares de origen.

"Hay que esperar a que se hagan las autopsias que indique el juez y cumplir con todos los requisitos del registro civil", ha precisado el cónsul portugués.

Sí ha concretado que entre las víctimas hay un hombre y su hijo y que no se espera la llegada de ningún familiar de los fallecidos a Palencia.

"Son familias muy humildes y modestas que no se pueden costear el viaje", por lo que la identificación de los cadáveres la hará un apoderado de la empresa en la que trabajaban, "que les conocía a todos".

Ha puntualizado que "tampoco el estado de los cadáveres aconseja que algún familiar tenga que enfrentarse a ese panorama tan trágico".

Las seis personas fallecidas ayer al colisionar la furgoneta en la que viajaban con un camión eran trabajadores de la empresa "Elitibérica-Eng-Telec.e", habían salido de viaje desde Francia y se dirigían a Portugal.

La localidades portuguesas de Santa María Dos Olivais, Caxarias-Ourén, Ourén y Sandovira, de donde procedían los trabajadores fallecidos, están pendientes de la llegada de los cuerpos para oficiar sus funerales, ha añadido el cónsul.

Augusto Pimenta ha subrayado la situación que viven muchos ciudadanos portugueses, "que trabajan fuera del país y aprovechan viajes colectivos" para desplazarse hasta su casa, lo que aumenta, en su opinión, la probabilidad de que sucedan accidentes de este tipo.

De esta forma se ha referido a la "leyenda negra" que tiene la autovía Burgos-Portugal, donde han fallecido numerosos trabajadores lusos.

"Es una leyenda por necesidad" ya que, "cuanto mayor sea el número de portugueses que transiten por ella, mayor es la probabilidad de que haya un accidente", al igual que ha sido "fortuito" que chocaran contra un camión también de Portugal, ha insistido. EFE

aaf/erbq/pz