Quantcast

Declaraciones del primer ministro sajón desata las críticas de los judíos

Berlín, 7 nov (EFE).- Unas declaraciones del primer ministro de la Baja Sajonia, el conservador Christian Wulff, comparando los pogromos con las críticas a los empresarios han desatado las críticas de la comunidad judía en Alemania, ante el 70 aniversario de la quema de sinagogas por los nazis en 1938.

"Wulff debería cuestionarse si es apto para desempeñar el cargo que ocupa", declaró hoy el secretario general del Consejo Central de los Judíos de Alemania, Stephan Kramer, acerca de las palabras de Wulff anoche en una tertulia televisiva.

El político de la Unión Cristianodemócrata (CDU) aludió en ese espacio de televisión a las duras críticas a los altos sueldos de los empresarios y la discusión acerca de si se les debería recortar los ingresos, ante la crisis financiera actual.

"Alguien que da empleo a decenas de miles de personas y paga millones en impuestos no debe estar sometido a un clima de pogromo, sino que se le debe reconocer su contribución al país", dijo el primer ministro de Baja Sajonia y miembro del consejo de vigilancia del consorcio automotriz Volkswagen.

Wulff se disculpó hoy por el malestar que podía haber provocado con su comparación, pero Kramer considera que con ello no es suficiente, puesto que no aprovechó las sucesivas oportunidades que tuvo de retractarse ante las cámaras de televisión.

Las protestas del Consejo Judío se suman al revuelo provocado hace unas semanas por el presidente del instituto de estudios económicos "Ifo", Hans-Werner Sinn, con una comparación similar de la que luego se retractó.

Las palabras de Wulff se producen en un momento especialmente sensible para la comunidad judía alemana, puesto que el domingo se conmemora el 70 aniversario de la "Noche de los Cristales Rotos" y los pogromos del 9 de noviembre de 1938.

Esa noche ardieron en todo el país cerca de 300 sinagogas, después de una arenga desde el ayuntamiento de Múnich del ministro de la propaganda nazi, Josef Goebbels.

Al día siguiente de esa noche, en que murieron casi un centenar de personas y fueron devastados 7.500 comercios judíos de todo el país, se iniciaron las deportaciones masivas de ciudadanos de esa confesión.

Unos 30.000 judíos fueron deportados y confinados en campos de concentración al día siguiente, primer capítulo del programa de exterminio masivo nazi que culminaría con la muerte de seis millones de judíos europeos.

La canciller alemana, Angela Merkel, presidenta de la CDU, pronunciará el discurso en recuerdo a esas víctimas el domingo, en el acto central conmemorativo que se celebrará en la sinagoga berlinesa de la Rykestrasse.

Dicha sinagoga, la mayor de Alemania, quedó seriamente dañada en 1938 y fue reabierta en agosto del año pasado. EFE

gc/jcb/jac