Quantcast

Un Portland diezmado se aferra al factor cancha para ganar al Chehovskie

Pamplona, 7 nov (EFE).- El Portland San Antonio regresa mañana a la competición europea con el deseo de olvidar el varapalo liguero y la necesidad, tras sus dos últimas derrotas a domicilio en Liga de Campeones, de sobreponerse a las lesiones y aferrarse al factor cancha para doblegar al Chehovskie Medvedi ruso.

El Chehovskie lidera la clasificación del grupo E con 4 puntos, seguido del Steaua rumano también con cuatro, mientras que el Portland es tercero con dos puntos, los mismos que el Cimos Koper esloveno, por lo que, a falta de tres jornadas para la conclusión de la primera fase, el equipo navarro está obligado a ganar en casa si no quiere complicar su pase a la siguiente ronda.

"Una derrota nos dejaría en una situación muy delicada y nos obligaría a ganar en Rumanía y al Cimos Koper. Nuestra idea es dar el cien por cien y salir a ganar, pero estamos bajo mínimos y lo vamos a tener muy complicado", ha reconocido hoy a EFE el técnico del Portland, Chechu Villaldea.

El objetivo de vencer al equipo que dirige el seleccionador ruso, Vladimir Maximov, no va ser fácil pese a jugar como local, ya que el Portland afronta el duelo "en cuadro" por las bajas de Davor Dominikovic y Lars Jorgensen -dos de sus pilares en defensa- y los distintos problemas físicos que arrastran varios jugadores.

Es el caso del pivote Juancho Pérez, aquejado de una hernia discal y que apenas tendrá minutos, así como del lateral zurdo Cristian Malmagro, cuya presencia en la convocatoria será más bien testimonial por su dolencia en la espalda.

Asimismo, el pivote Ratko Nikolic sufrió en Ciudad Real una pequeña fisura en la costilla que le impidió entrenar ayer, al igual que el extremo Santi Urdiales, con molestias en su rodilla. No obstante, salvo sorpresa, se espera que ambos puedan estar en la convocatoria ante el Chehovskie.

Ante este desolador panorama, que ya se repitió en el encuentro de ida donde el Portland cayó derrotado por 34-26, Villaldea no se confía y ha advertido del peligro del conjunto moscovita: "El Chehovskie es un auténtico equipazo, en su pista nos ganaron de ocho y va a ser muy difícil, tal y como estamos, poder ganarles".

"Hablamos de la selección rusa prácticamente, un equipo que cuenta con jugadores de más dos metros de altura y más de cien kilos de peso a los que no podemos contrarrestar porque nos falta presencia física, como ya ocurrió en Ciudad Real. Físicamente no podemos competir como ellos, por eso habrá que ser más rápidos y listos si les queremos superar", ha dicho el técnico asturiano. EFE

cz/fz/nam