Quantcast

Cinco empates y dos derrotas completan jornada aciaga para el fútbol español

Madrid, 7 nov (EFE).- Cinco empates y dos derrotas es el pobre bagaje conseguido por los representantes españoles en las competiciones europeas de fútbol en una jornada tan negativa y aciaga como hace mucho tiempo que no se recuerda.

Siete equipos en otros tantos partidos, tres jornadas y dos competiciones distintas no fueron suficientes para poder cantar siquiera una victoria, aunque fuera por un penalti injusto y en el último minuto.

Al contrario, un penalti injusto, inexistente y en el último instante privó al Atlético de Madrid de firmar su pase a los octavos de final de la Liga de Campeones. El estadio de Anfield se tuvo que rendir a la evidencia del mejor juego de los madrileños, aunque el sueco Martin Hansson, el árbitro del partido, se encargó de cargarse todo el invento con una pena máxima que nadie vio.

Hansson pitó de oído, porque le avisó su asistente. Y el árbitro auxiliar se dio cuenta de que había metido la pata casi de inmediato. En Inglaterra y en Liverpool ya hay movimientos para que Gerrard, el protagonista de la invención del penalti y el que lo lanzó, pida perdón. De cualquier forma el resultado es ya inamovible.

Barcelona y Villarreal tenían sendos partidos 'fáciles' ya que repetían contra equipos a los que habían goleado apenas quince días antes. El Barça ganó 0-5 en Basilea y el Villarreal, 6-3 en El Madrigal hace quince días.

Ahora, los dos empataron. A uno el Barcelona en el Nou Camp, y a dos el Villarreal en Dinamarca. Y gracias, porque pudo ser peor.

Como peor le fue al Real Madrid en el partido con más 'caché' y enjundia de la jornada europea, ante el Juventus, por el rancio abolengo de los participantes.

El Madrid, además, jugaba en casa, con el premio del liderato del grupo y quería sacarse la espina del partido del estadio olímpico de Turín en el que, quizá, perdió de forma injusta por 2-1. Agua. El Madrid se hundió, naufragó. Por partida doble, como los dos goles de Alessandro del Piero.

Lo único positivo de este enfrentamiento fue el comportamiento ejemplar de la afición del Santiago Bernabéu, que supo reconocer la superioridad italiana y el gran trabajo y acierto del 'Raúl' juventino, de Del Piero.

No fueron mejor las cosas en la Copa de la UEFA con otros dos empates a uno, del Racing y del Valencia, y con una derrota, la del Sevilla en Lieja.

El empate del Racing ante el Schalke alemán, casi fue una victoria, como casi lo son todos los empates de los humildes contra equipos más grandes. Aunque al final son empates y valen un punto, como todos.

Lo del Valencia es peor, porque el que casi ganó fue el modesto Copenhague. El Valencia contaba con esos tres puntos antes de disputarse el partido y ahora tiene que echar cuentas para ver de dónde los saca.

El Sevilla, bicampeón de la competición en 2006 y 2007, no hizo los deberes en Lieja y cayó ante un Standard que parecía inferior en la previa, con lo que también se complica un poco su trayectoria.

Al final, el que mejor parado salió de la jornada fue el Depor. Porque no jugó. EFE

eum/j