Quantcast

La IAAF achaca a Rogge "falta de respeto" hacia el atletismo

Madrid, 7 oct (EFE).- El presidente de la IAAF, el senegalés Lamine Diack, achaca al máximo responsable del COI, el belga Jacques Rogge, una "falta de respeto" hacia el atletismo manifestada en sus comentarios sobre los gestos del jamaicano Usain Bolt tras sus victorias en Pekín y sobre el destino del estadio de Londres tras los Juegos del 2012.

Diack ha expresado su intención de "recordar" a Rogge, en una próxima reunión, "la contribución del atletismo a los Juegos Olímpicos a través de la historia y particularmente al éxito de los recientes Juegos de Pekín".

El presidente de la IAAF se declara "sorprendido", como ya hizo constar en su día, por las palabras de Rogge en Pekín cuando acusó a Usain Bolt de hacer demasiado teatro y mostrar una falta de respeto hacia sus rivales tras batir el récord mundial de 100 metros.

"Vivimos en una época en la que los deportes olímpicos luchan por mantener su atractivo para los jóvenes (…) Si necesitamos crear héroes con los que la juventud pueda identificarse, "¿por qué criticar la conducta de un joven que se dirige espontáneamente a los jóvenes?", se pregunta Diack.

"Las tres medallas y los tres récords mundiales de Usain", añade, "en un deporte donde un récord todavía significa algo, junto a su desinhibición en la victoria le ayudaron a convertirse durante los Juegos en un verdadero icono y un modelo genuino para los jóvenes, que tal vez no consideraban los Juegos Olímpicos tan excitantes".

Diack discrepa también de Rogge en sus declaraciones sobre el futuro del estadio olímpico de Londres en el sentido de darle una utilidad tras los Juegos, incluso a costa del atletismo, a semejanza de lo ocurrido en Atlanta, donde el estadio fue reconvertido en un campo de béisbol.

"Esto supone una falta de respeto hacia el atletismo", apunta Diack. "Como miembro del COI, voté en la elección de sede para los Juegos del 2012 y uno de los argumentos más sólidos en favor de Londres era que la ciudad necesitaba imperiosamente una instalación de categoría para el atletismo, y se hizo una promesa al respecto".

"El señor Rogge", precisó, "utilizó el ejemplo de Atlanta, pero para mí, y para toda la familia del atletismo, la situación en Atlanta es un motivo de decepción. Que el lugar donde se lograron gestas como el oro de Carl Lewis en longitud o el doblete de Michael Johnson en 200 y 400 haya dejado de estar disponible para el atletismo no puede ser motivo de orgullo ni de inspiración para los jóvenes. Hoy, se crea o no, Estados Unidos carece de una sola instalación capaz de albergar unos Mundiales de atletismo".

Diack admite que nunca se ha dicho que el estadio de Londres deba permanecer, tras los Juegos, exclusivamente para el atletismo. "Estoy seguro de que otras opciones deportivas para compartir el recinto se están considerando, pero tengo que decir que, para la IAAF, destruir la pista sería totalmente inaceptable". EFE

jad