Quantcast

Oficialismo descuenta aprobación en Senado argentino de reforma de pensiones

Buenos Aires, 7 nov (EFE).- El oficialismo se mostró hoy confiado en lograr una pronta aprobación en el Senado de Argentina del proyecto gubernamental para traspasar al Estado los fondos de pensión administrados por entidades privadas, iniciativa que esta madrugada recibió el visto bueno en la Cámara de Diputados.

"El 20 de noviembre estaremos decidiendo la administración del Estado de todos los recursos jubilatorios", afirmó el senador Miguel Pichetto, jefe de la bancada oficialista en el Senado, quien aseguró contar ya con "un importante número de votos a favor" en esa cámara.

"Tenemos la necesidad imperiosa de actuar con diligencia y celeridad, con responsabilidad y sin eludir el debate pero acelerándolo, para llevar al país a un escenario de absoluta previsibilidad", dijo Pichetto en declaraciones a la agencia oficial de noticias Télam.

La reforma del régimen de jubilaciones fue aprobada hoy en la Cámara Baja por 162 votos a favor y 75 en contra, tras un maratoniano debate que se extendió por algo más de catorce horas.

La sesión especial, que se inicio en el mediodía de este jueves, fue seguida por manifestantes a favor y en contra del proyecto, que se concentraron en diversos puntos de la capital argentina.

De recibir el visto bueno del Senado en una sesión convocada para el próximo día 20, la reforma significará el fin del régimen de capitalización instaurado en 1994, del que participan diez administradoras de fondos de jubilación y pensión (AFJP) controladas por bancos y aseguradoras de capitales europeos, estadounidenses y argentinos.

El proyecto supone que unos 30.000 millones de dólares de aportes para la jubilación hechos por 9,5 millones de trabajadores, administrados por las AFJP e invertidos en bonos públicos y acciones, entre otros activos financieros, pasarán a las arcas de la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses), organismo público a cargo del sistema de jubilación por reparto (estatal).

El Gobierno argentino ha alegado que la urgencia de la reforma se debe a la fuerte caída de la rentabilidad de los fondos al calor de la crisis financiera global, lo que compromete los ingresos de los futuros jubilados.

Sin embargo desde la oposición, aunque en muchos casos coinciden en que el régimen de capitalización no dio los resultados que se esperaban hace catorce años, afirman que el Gobierno pretende nacionalizar los fondos para asegurarse recursos que le permitan hacer frente a abultados pagos de deuda en 2009, que será además año de elecciones legislativas.

Al concluir el debate, el titular del oficialista bloque del Frente para la Victoria, el diputado Agustín Rossi, aseguró que ésta es "una de las medidas estructurales más trascendentes" que ha tomado el Gobierno de Cristina Fernández y tachó de "perverso" al sistema de capitalización privado. EFE

nk/jlm