Quantcast

El Cementos La Unión regresa al escenario de su peor pesadilla

Ribarroja (Valencia), 7 nov (EFE).- El Cementos La Unión disputa el sábado y el domingo, a partir de la 14.00 (hora española), los dos partidos de la eliminatoria de la segunda ronda de la Copa EHF de balonmano femenino en Volgogrado (Rusia), una ciudad de mal recuerdo para el conjunto valenciano.

En su última visita a Volgogrado, el Cementos La Unión no pudo tomar el vuelo de vuelta que lo debía trasladar a España tras jugar el partido a causa de un temporal de nieve, por lo que permaneció atrapado en el aeropuerto de la ciudad rusa hasta dos días después del día previsto para la salida.

Mucho han cambiado las cosas desde hace 22 meses, cuando se encontraron ambos equipos en la máxima competición europea. El Dinamo de Volgogrado se ha convertido en un equipo potente dentro del panorama continental, mientras que el conjunto valenciano ha visto disminuir exageradamente su potencial, hasta el punto de que transita por la zona media de la tabla en la Liga ABF.

Una prueba de los problemas económicos que sufre el equipo valenciano es que ha tenido que marchar a tierras rusas para disputar los dos partidos de la eliminatoria en la cancha de su rival.

El "abandono y desprecio por parte del Ayuntamiento de Ribarroja" hacia un equipo que ha ganado dos ligas en los tres últimos años, en palabras de su director técnico Gregorio García, es la causa por la que el conjunto español se jugará su futuro europeo en Rusia.

Lo hará con escasas opciones de éxito. No sólo por el potencial del conjunto de Volgogrado, que en circunstancias normales sería un rival complicado, sino porque García ha decidido tirar de lo mínimo para cumplir el trámite.

A la ciudad rusa sólo se han desplazada diez jugadoras, el segundo entrenador, Salvador Tos, y la delegada del equipo, con el fin de ahorrar gastos.

Con esa perspectiva, el Cementos La Unión viaja con la baja de la rumana Paula Simescu, todavía no recuperada de una lesión en el tabique nasal, y con sólo seis jugadoras sénior en el equipo, ya que el resto de las componentes de la expedición lo forman cuatro júnior surgidas de las categorías inferiores del club valenciano.

Los dos partidos ante el Dinamo de Volgogrado pueden poner punto final a una trayectoria de casi 20 años en los que el equipo de Ribarroja, antes ubicado en Mislata, ha competido en la elite del balonmano continental, ya que su marcha en la liga hace prever que la temporada próxima se quedará fuera del bombo europeo. EFE

cr sm mc/jag