Quantcast

Tranquilidad en la plantilla a dos días del informe que determinará el futuro

San Sebastián, 4 nov (EFE).- El viernes los administradores concursales de la Real Sociedad deben hacer llegar al juez el informe que determinará el futuro inmediato de la entidad, aunque los jugadores ajenos a todo ello sólo piensan en seguir sumando ante el Eibar para estabilizar al menos la situación deportiva.

El central Mikel González, lesionado en el entrenamiento de hoy pero que no será duda para el encuentro del sábado, ha optado por referirse únicamente a la competición liguera y piensa que si logran un segundo triunfo consecutivo "sería algo muy grande para la autoconfianza".

González considera básico que en lo que resta de Liga "nadie salga vivo de Anoeta" para que la Real pueda tener opciones de pelear por el ascenso de categoría, único camino para convertir en viable su futuro institucional a corto plazo.

El jugador guipuzcoano espera un conjunto eibarrés "duro y presionando mucho" y ve a su equipo favorito para adjudicarse un triunfo, que sería el tercero en Anoeta en la presente temporada.

Su compañero Markel Bergara, que estuvo cedido en Eibar hace dos años, cree también que la victoria ante el Nástic del pasado sábado ha devuelto "tranquilidad" y ahora, a tres puntos de los puestos de ascenso, se muestra convencido de que es fundamental enlazar un nuevo triunfo para volver a estar en una situación privilegiada.

El conjunto realista trabajará todavía el viernes y el sábado en la preparación de un partido para el que Juan Manuel Lillo cuenta con las bajas seguras de Xabi Prieto y Gorka Elustondo y recupera a dos jugadores que eran dudas, el lateral Carlos Martínez y Xabi Castillo, que podrían ser titulares este sábado. EFE

cr/ep/jap