Quantcast

El Valladolid visita el Camp Nou veintiún años después del "pucelazo" de Peña

José Anselmo Moreno

Valladolid, 5 nov (EFE).- El ex delantero Manolo Peña Escontrela vivirá de un modo especial el encuentro que enfrentará en el Camp Nou al Valladolid con el FC Barcelona el próximo sábado, veintiún años después del histórico triunfo vallisoletano por 2-4 en el que el jugador lucense, berciano de adopción, fue el autor de tres de los cuatro goles del conjunto vallisoletano.

Peña recuerda muy bien aquel 19 de diciembre del año 1987, que fue para él "inolvidable", ya que además de ser, casualmente, su cumpleaños, fue su mejor partido en Primera División y "todavía" la gente se lo recuerda "por la calle".

"Hace dos semanas he visto el vídeo de aquella victoria con un amigo después de estar 17 años sin verlo. La verdad es que me emocioné", recordó el ex futbolista.

Peña subraya que aquella fue la primera victoria del Real Valladolid en Barcelona y, sin duda, su "mejor actuación como jugador de Primera", comentó.

El ex futbolista, afincado en El Bierzo desde los dos años, hizo también una reflexión en voz alta sobre la evolución del fútbol desde entonces que, a su juicio, ha cambiado "mucho".

"Ahora existe muchísima más pasión, además de más extranjeros y una mayor atención de la prensa y de los aficionados", comentó Manolo Peña.

El ex jugador añora su etapa en la máxima categoría del fútbol nacional en la que debutó como jugador del Real Valladolid en diciembre de 1983, en el estadio "Luis Casanova" de Valencia.

"Fueron nueve temporadas muy bonitas, tanto las seis en el Real Valladolid, como las tres restantes en el Real Zaragoza", señaló Peña a Efe.

Los registros goleadores de Manuel Peña se dividen en 52 goles con el Real Valladolid en siete temporadas, la primera en el equipo de Liga Nacional juvenil, formando pareja en la delantera con Gregorio Fonseca.

Después, jugó cuatro campañas con el Zaragoza; otras cuatro con el Cádiz, en Segunda División A; una con el Talavera, en Segunda División B y tres más con la SD Ponferradina en dos etapas diferentes, pero siempre en Tercera División.

Peña manifestó que los peores recuerdos de su larga trayectoria como jugador profesional "son las lesiones de gravedad" por las que pasó en diferentes etapas. "La lesión en la cápsula de una rodilla me cortó una buena trayectoria en su momento", subrayó Manolo Peña, aunque siempre rememora su etapa de jugador profesional "con una sonrisa"

Su mejor época, como él mismo reconoce, la vivió con el Real Valladolid en el que jugó incluso una final de la Copa del Rey en la temporada 89-89, con derrota ante el Real Madrid en el estadio Vicente Calderón (1-0).

En Valladolid estuvo hasta que el presidente del club de Zorrilla Miguel Ángel Pérez Herrán lo traspasó al Real Zaragoza en verano de 1990 por cincuenta millones de pesetas. Sin embargo, dejó huella en la capital del Pisuerga. Su velocidad explosiva y sus medias caídas dejaron también un sello imborrable hace 21 años en el Camp Nou.

Aquella tarde de diciembre no sólo fue histórica para Manolo Peña, también para un Real Valladolid cuya alineación estaba compuesta por Fenoy, Torrecilla, Lemos, Moreno, Gonzalo, Manolo Hierro, Moya, Fernando Hierro, Endika, Minguela, Peña. También jugaron el palentino Jesús Ángel López, que entró por Pepe Lemos, y Rubén Bilbao, quien lo hizo por Endika Guarrochena. El chileno Vicente Cantatore era el entrenador.

En cuanto al FC Barcelona, jugaron aquel partido Zubizarreta, Cristobal, Migueli, Salva, Gerardo, Roberto, Urbano, Schuster, Lineker, Carrasco y Amarilla. También jugó Pedraza.

El colegiado canario Merino González arbitró el encuentro y los goles del Barça fueron conseguidos por el actual entrenador del Real Madrid, Bernd Schuster, y por el delantero británico Gary Lineker.

Manolo Hierro y Manolo Peña (3) marcaron los tantos del Real Valladolid. Veintiún años después el jugador berciano, que se dedica ahora a actividades financieras, vuelve a sentirse futbolista, aunque sea recurriendo a una vieja cinta de vídeo EFE

jam/nam