Quantcast

Los Knicks no darán de baja a Marbury y le pagarán 21,9 millones

Nueva York (EEUU), 4 nov (EFE).- El enfrentamiento entre el base Stephon Marbury y los Knicks de Nueva York está zanjado al menos por parte del equipo que le ha dado el apoyo al entrenador Mike D'Antoni en la decisión de dejar al jugador en la lista de inactivos.

Después de reunirse el presidente de operaciones de los Knicks, Donnie Walsh, con D'Antoni y el jugador, el directivo del equipo dijo que los planes para Marbury se mantienen y no habrá ni intención de despedirlo o traspasarlo.

Se le pagará los 21,9 millones de dólares que tiene de salario y podría volver a jugar si algunos de los tres bases que están decididos por D'Antoni para formar parte del equipo se lesionan.

Walsh se refería a los jugadores Chris Duhon, Jamal Crawford y Nate Robinson, que son los que D'Antoni y seleccionado para trabajar con ellos la reconstrucción del equipo.

Tras la reunión con Walsh y Marbury, D'Antoni dijo que el asunto estaba "zanjado" y el equipo también anunció hoy que Mabury seguirá en la lista de inactivos hasta nueva información.

"Todo está solucionado", declaró D'Antoni a los periodistas que acudieron hoy, martes, al entrenamiento del equipo. "No creo que la historia siga adelante porque será la misma todos los días, lo pueden dar como algo muerto".

D'Antoni también reconoció que el jugador iba a ganar una cantidad importante de dinero y que además estaba bajo contrato lo que significaba que podría jugar en cualquier momento.

"Si alguien se lesiona como es lógico podemos utilizarlo, no veo el inconveniente y más cuando se trata de un jugador que ha sido importante y forma parte del equipo", señaló D'Antoni. "Vamos a hacer lo que sea lo mejor para los Knicks".

Por su parte, Walsh también reiteró que el asunto de la controversia con Marbury estaba "cerrado" y que las decisiones de quienes jugaban en el equipo las tomaban los entrenadores y para nada iba a interferir.

Pero a la pregunta de ¿por qué se mantenía en la plantilla a un jugador que no iban a utilizar?, Walsh, respondió: "Porque es un buen jugador".

Mientras, Marbury, de 31 años, fue visto en la bicicleta fija cuando los periodistas llegaron al entrenamiento junto con el pívot Eddy Curry, lesionado, y luego no participó en ninguna de las estrategias que ensañaron los jugadores al concluirlo.

A pesar de los enfrentamientos la pasada temporada con el entrenador Isiah Thomas, Marbury siguió siendo la imagen del equipo, pero con la llegada de D'Antoni, desde que comenzó el campo de entrenamiento no contó para nada con el jugador mejor pagado de los Knicks.

Sin embargo, a pesar de que Marbury vuelve a ser una distracción para el equipo, Walsh no ha podido traspasarlo por lo elevado de su salario y la imagen de jugador polémico que se ha establecido dentro de la NBA.

Marbury tampoco quiere ceder nada en sus pretensiones económicas de que si quieren que se vaya le tendrá que pagar todo lo que está estipulado en el contrato.

Ante tal posición, los Knicks quieren trabajar de cara al futuro ya sin Marbury y ver si a medida que pasa el tiempo hay algún cambio en la posición de ambas partes que pueda favorecer la solución definitiva al caso.

Marbury, que no tiene representante, será agente libre la próxima temporada y el mismo ha reconocido que sabe cual será su futuro, a pesar que como profesional ha conseguido unos promedios de 20 puntos y ocho asistencias por partido.

"Lo único que puedo hacer es mantenerme tranquilo, ser obediente y ver como se desarrolla la situación", comentó Marbury, que ha tenido todo tipo de problemas desde que llegó a los Knicks, especialmente bajo la dirección de los entrenadores Larry Brown y Thomas.

Marbury también protagonizó un testimonio sorpresa en el juicio civil de acoso sexual que fue presentado por una ex ejecutiva de los Knikcs contra Thomas, y que perdió el equipo.

Pero después de la actual situación por la que atraviesa, Marbury dijo que todos los enfrentamientos anteriores con Brown y Thomas se han quedado pequeños.EFE

mjr/jmc/mlm.