Quantcast

Menos expectación que hace un año entre los armeros ante el derbi de Anoeta

Eibar (Guipúzcoa), 4 nov (EFE).- El derbi que el sábado disputarán en San Sebastián la Real Sociedad y el Eibar ha despertado, hasta ahora, menos expectación de la esperada entre la afición armera que, a tenor de la escasa demanda de entradas, se dará cita en Anoeta en una proporción muy inferior a la de hace un año.

Si el ejercicio pasado fueron 900 los eibarreses que adquirieron las localidades facilitadas por el club donostiarra, ahora el número de billetes vendidos apenas supera el centenar, y aunque se espera que la cifra se incremente de forma sustancial en los próximos días, difícilmente se aproximará a la de la pasada campaña.

A diferencia de entonces, ya no existe el factor novedad entre la los seguidores armeros, que acogieron como algo excepcional medirse por vez primera a la Real en la competición doméstica y vivieron en clave de fiesta el choque disputado en Anoeta, con empate final (1-1).

Ahora, la situación es diferente, con la entidad blanquiazul agobiada por problemas económicos, que además han deteriorado las relaciones entre los dos primeros clubes de Guipúzcoa, ya sin convenio de colaboración y enfrentados por la deuda de alrededor de 150.000 euros contraída con los eibarreses por el equipo de la capital.

En el plano deportivo, el plantel de Carlos Pouso ha descansado hoy y mañana comenzará a preparar en serio el choque de Anoeta, con una doble sesión que en la localidad costera de Mutriku por la mañana y, ya por la tarde, en las instalaciones de Ipurúa. EFE

jr/ab/mlm.