Quantcast

Coro asegura que el vestuario está con muchas ganas y confianza

Barcelona, 4 nov (EFE).- El jugador del Espanyol Ferran Corominas ha afirmado que la plantilla blanquiazul no estaba preocupada por los malos resultados de las últimas jornadas y que los jugadores están con mucha confianza.

"El vestuario estaba tranquilo y no hicimos caso de lo que se dijo durante la semana. Sabíamos que si las cosas se hacían bien los resultados llegarían. Estamos con confianza y con muchas ganas", ha remarcado en declaraciones a EFE.

El de Banyoles ha apuntado que el equipo ha dado "buenas sensaciones" desde que ha comenzado la Liga, pero le faltaba "un buen resultado" para refrendar el buen trabajo hecho en los últimos meses.

"Estamos muy contentos por el triunfo, porque nos lo merecíamos. El inicio de Liga estaba siendo bueno, hemos hecho buenos partidos, las cosas se estaban haciendo bien y sólo hacía falta redondearlo", ha subrayado.

En el plano personal, ésta es una de las mejores temporadas de Coro que parece haberse ganado un puesto en el once titular: "Esta temporada estoy entrando más, tengo más protagonismo y eso me beneficia en el plano personal. El técnico está confiando más en mí y las cosas me están saliendo bien".

El blanquiazul ha asegurado que se encuentra físicamente "muy bien" y que se está sintiendo "muy a gusto" sobre el terreno de juego. "El domingo corrí mucho e intenté ayudar al equipo en todo lo posible. Lo cierto es que me estoy encontrando muy cómodo", ha manifestado.

Acostumbrado en el pasado a jugar por alguna de las dos bandas, esta campaña también ha ocupado la posición de interior en algún choque: "Tanto en la banda como en el centro me siento cómodo, porque son dos posiciones en las que ya he jugado. No me molesta cambiar de posición en función del sistema que se utilice porque estoy a gusto".

Asimismo, Corominas, que en las últimas campañas ha tenido un papel de revulsivo, ha reconocido que una vez te asientas en el once inicial juegas con más confianza.

"Es verdad que si sales 10 o 20 minutos como revulsivo quieres hacer muchas cosas y demostrar que vales en pocos minutos. Cuando estás un poco más asentado, juegas con un poco más de tranquilidad y de confianza y eso se nota en los partidos. Inconscientemente, te sientes más respaldado", ha concluido. EFE

kcl/jg/jag