Quantcast

Pol Espargaró: "Esta temporada ha sido un desastre"

Madrid, 3 nov (EFE).- El piloto español Pol Espargaró, noveno en el mundial de motociclismo de 125 cc la pasada temporada, reconoció hoy que las constantes caídas y la falta de puntuación impidieron a su equipo, Derbi, estar entre los cinco primeros, por lo que su balance de la temporada es "bastante malo".

"Esta temporada ha sido un desastre, he estado muchas carreras sin puntuar y hemos pagado por ello al final de temporada. Creo que podemos estar luchando entre los cinco primeros, así que el reto para el próximo año es no caerse, que va a ser complicado, y empezar con un buen ritmo", afirmó Espargaró en entrevista con Efe.

El piloto, de 17 años y hermano del también piloto Aleix Espargaró, considera que las carreras en blanco fueron lo que más mermó los resultados de su equipo, porque "cuando estuvimos bien, en mitad de la temporada, hicimos dos cuartos, un tercero y un segundo".

A eso se le sumaron los "problemas en la horquilla delantera y problemas de motor", además de su rotura de clavícula en Gran Bretaña y la caída que le impidió correr en Valencia.

Espargaró, que la temporada anterior también finalizó en la novena posición, espera que los problemas técnicos se solucionen la próxima campaña, en la que volverá a correr con Derbi.

"Seguramente esos problemas técnicos ya no van a estar, los vamos a poder apartar para centrarnos en el pilotaje. El equipo va a trabajar duro este invierno con el motor, que al final de temporada lo necesitamos un poco más, y en cuanto a la horquilla delantera y los neumáticos ya sabemos lo que usar", explicó.

La meta del piloto catalán para 2009 es la misma que no logró cumplir la pasada temporada: "terminar entre los cinco primeros, aunque para eso tengo que ser más regular". Lo que tiene claro es que va a luchar "para ganar el titulo", aunque "es complicado porque hay mucho nivel".

"Hay que mejorar el final de las carreras, porque perdemos mucho en todas ellas. Al principio tenia problemas en salida en los entrenamientos cronometrados, pero luego lo he ido puliendo bastante bien, y hemos hecho dos 'poles'; que es muy importante para mí, porque salir en primera posición ayuda muchísimo en cuanto al ánimo", añadió.

El hecho de tener como compañero de equipo a Joan Olivé, que suele terminar unos puestos por delante de él, es algo que le "da rabia, porque siempre quieres estar por encima de tu compañero y de los otros españoles, y cuando estás un poco desanimado y lo ves aún más arriba que tú, te deprimes un poco, pero todo es positivo, porque esa rabia motiva y ayuda a tirar para arriba".

Otro de los referentes del joven piloto es Jorge Lorenzo, que pasó por su equipo en 250 cc. Aunque seguir su estela "le encantaría", le parece "complicado", y aún no se ve dando el salto a 250 cc.

"Todo depende de los resultados que vayamos sacando en 125, pero creo que tenemos que rodar aún en esta cilindrada. Si ya tengo problemas con esta moto no voy a pensar en la de 250 que es más complicada", admitió.

El "circuito talismán" de Espargaró es Valencia, aunque este año se ha convertido en su "peor pesadilla".

"Me caí, me golpeé la cabeza y me quedé inconsciente en el suelo. A la mañana siguiente parecía que estaba bien, pero vieron un problema en mi pupila y no me dejaron salir, cuando había perdido todos los entrenamientos e iba a tener que salir el treinta. Fue muy duro para mí", recordó el piloto.

El temprano inicio de su carrera le ha impedido continuar en el colegio, aunque no descarta avanzar en sus estudios para hacer realidad su vocación, la de ser veterinario.

"El año pasado me saqué la ESO, pero este año me es prácticamente imposible seguir los estudios, porque estoy muchísimo tiempo fuera. Entre la gira asiática, y los entrenamientos, lo dejaría todo parado. Por eso me estoy preparando para examinarme de grado superior, para más adelante estudiar lo que más me gusta: veterinaria", apuntó Espargaró. EFE

alr-llb/jl