Quantcast

La plantilla tuvo hoy sesión regenerativa tras la cuarta victoria consecutiva

Gijón, 3 nov (EFE).- La primera plantilla del Sporting de Gijón ha tenido esta mañana una suave sesión regenerativa, un poco más intensa para los que no jugaron ayer ante el Numancia, en la que reinó un gran ambiente tras la cuarta victoria consecutiva, lo que el club gijonés no lograba en Primera División desde la temporada 1993-94 con Mariano García Remón como entrenador.

En el partido ante el Numancia, el Sporting igualó esa marca, aunque la mejor suya son siete triunfos seguidos en la temporada 1979-80 con José Manuel Díaz Novoa como entrenador en una campaña en la que los rojiblancos acabaron terceros.

También sumó el gol mil en el estadio El Molinón, obra del croata Mate Bilic.

La racha rojiblanca está llamando la atención sobre todo por el contraste que supone con el pésimo inicio liguero en el que no sumó ni un solo punto en las cinco primera jornadas en las que además encajó severas goleadas ante el Sevilla, Barcelona y Real Madrid.

Sin embargo, la victoria ante el Numancia, un equipo que en las últimas temporadas se le da muy bien a los rojiblancos, tuvo el lado negativo de la lesión del media-punta Carmelo, uno de los hombres más en forma en estos momentos, pero que sufrió una rotura de fibras de cuyo alcance se sabrá el miércoles cuando se le realice una resonancia magnética aunque todo hace indicar que al menos estará de baja un mes.

Otro de los jugadores que acabaron con problemas físicos el partido es el delantero Barral que también será sometido a una resonancia el próximo miércoles por las molestias que tiene en los abductores aunque en un principio no se espera que sea baja para el domingo en Santander.