Quantcast

Murcia es el peor visitante de Segunda y ha perdido sus cinco partidos fuera

Murcia, 3 nov (EFE).- El Real Murcia es el peor visitante de Segunda División y el único que no ha sumado ni un solo punto en sus desplazamientos: hasta el momento, el cuadro grana ha perdido sus cinco encuentros a domicilio en el campeonato y ese bagaje lo mantiene en puesto de descenso a Segunda B.

El equipo entrenado por Javier Clemente, que es el decimonoveno clasificado con 8 puntos y está a 3 de las posiciones que dan la permanencia, cayó ayer por 5-3 ante el Xerez en el estadio Chapín y esta derrota se suma a las cosechadas anteriormente en sus salidas a los campos del Rayo Vallecano (1-0), la Real Sociedad (2-0), el Zaragoza (2-1) y el Alavés (4-1), resultados que arrojan un balance paupérrimo para los granas con 5 goles a favor y 14 en contra.

Esos números son superados por poco por el Sevilla Atlético, que ha logrado un punto en cinco salidas, y por Las Palmas y el Alavés, que han logrado dos, y contrastan con los del Hércules, que en sus cinco desplazamientos ha logrado tres triunfos y dos empates para acumular 11 puntos a domicilio.

El Murcia no gana un partido liguero fuera de casa desde hace trece meses, concretamente desde el 30 de septiembre de 2007 cuando se impuso por 1-4 al Valladolid en la sexta jornada de la pasada Liga en Primera División.

Dejando a un lado su trayectoria fuera de casa, el Murcia se centrará en su choque del sábado y en el estadio Nueva Condomina frente al Girona.

Para ese partido, Clemente tendrá las bajas por lesión del centrocampista Antonio Núñez y el delantero Dani Aquino y por sanción del portero Juantxo Elía y el centrocampista brasileño Marcinho Guerreiro.

Núñez padece una rotura fibrilar en la unión mio-tendinosa del biceps femoral y Aquino sufre otra rotura de fibras en el recto anterior del cuádriceps.

Mientras, Elía y Marcinho Guerreiro serán sancionados después de que ambos fueran expulsados en Jerez, y al segundo de ellos podrían castigarle con varios partidos por encararse con el árbitro canario Alejandro José Hernández Hernández.