Quantcast

Moyà se impuso al vallisoletano Pablo Martín en el super "tie break"

Valladolid, 1 nov (EFE).- El tenista mallorquín Carlos Moyà se impuso al vallisoletano Pablo Martín por 6-3, 3-6 y 10/8 en el super "tie break" del partido de exhibición que se celebró hoy en Valladolid con motivo del centenario del Ayuntamiento de la ciudad.

El primer set fue dominado por Carlos Moyà, tal y como se preveía por la diferencia existente entre ambos jugadores en el ránking ATP, en el que el mallorquín ocupa el puesto 42 y el vallisoletano el 448, aunque no le resultó tan fácil asegurar sus saques, que intentó romper, sin éxito, Pablo Martín.

Moyà rompió el servicio de Martín en el segundo juego y, a partir de ese momento, ambos tenistas conservaron sus respectivos servicios.

En el segundo set Pablo Martín tomó la iniciativa en el tanteo, tras asegurarse su servicio y romper, en el cuarto juego, el de Moyá, lo que le permitió lograr un 4-1 que hacía prever una final con super "tie break", que se dilucidaría al mejor de diez puntos.

El vallisoletano se impuso en esa segunda manga por 6-3, una vez mantuvo cada uno sus servicios. El partido concluiría con el desempate que ganó el mallorquín por 10/8.

Moyà admitió que estaba siguiendo "con atención" la "progresión" del jugador vallisoletano, al que vaticinó "un gran futuro", aunque dejó claro que "para llegar arriba, hay que trabajar duro".

El ex número uno del mundo también hizo referencia a la "mala" relación que existe entre el presidente de la Federación Española de Tenis, Pedro Muñoz, y los tenistas españoles y, en este sentido, aseguró que "es una lástima" que Muñoz se "empeñe" en seguir al frente del organismo federativo, cuando tiene a la mayoría de jugadores en su contra.

El tenista aseguró sentirse "con ganas y fuerza para seguir compitiendo", una vez ha superado una lesión en el hombro que le ha impedido estar al nivel deseado.

Por su parte, Pablo Martín se mostró "encantado" de haber podido jugar en su ciudad y aseguró que, aunque comenzó el partido "un poco nervioso", pudo "poco a poco ir entrando en el juego".

El vallisoletano, si bien tiene "los pies en la tierra", según comentó tras el partido, advirtió que su intención es "llegar lo más arriba posible", para lo que se dio un plazo "de dos o tres años".