Quantcast

El Madrid acude a una nueva prueba en Vitoria

Madrid, 31 oct (EFE).- El arranque de la temporada del Real Madrid arroja, por el momento, más luces que sombras, tanto en la ACB como en la Euroliga, donde el jueves capituló por primera vez en la pista del Partizán serbio al cabo de trece visitas, pero no encuentra respiro porque ahora le toca visitar a otro colega en la competición continental, el Tau Vitoria, que tampoco anda contento.

Los vascos, no obstante, gozan de mayor tranquilidad. Marchan en el grupo de cabeza de la ACB pese al revés sufrido la semana pasada a manos del Bruesa GBC. En cinco partidos han sumado cuatro triunfos y, en cuanto a la Euroliga, aunque pasando apuros, el jueves salvaron la salida al feudo del Olimpia Liubliana esloveno.

El Madrid, por el contrario, añade la decepción de haber perdido en casa ante el Cajasol con prórroga incluida en su última aparición nacional al disgusto de Belgrado. Y no sólo eso. También busca desesperadamente equilibrio interior, una zona del campo donde Felipe Reyes llevo todo el peso mientras que Venson Hamilton acaba de iniciar el regreso después de muchos meses lesionado, el griego Lazaros Papadopulos no acaba de encontrarse y el estadounidense Jeremiah Massey aún busca aclimatación.

"No está siendo el inicio de temporada que esperábamos. Somos el máximo anotador de la Liga, pero también el equipo que más puntos recibe y estamos trabajando para tratar de mejorar este aspecto del juego", señaló el belga Axel Hervelle.

El calendario inmediato del Madrid tampoco le ofrecer comodidades y Hervelle lo sabe tan bien como el resto de los madridistas: "Ahora tenemos dos partidos importantes contra el Tau y el DKV Joventut y creo que son dos buenas oportunidades para demostrar que estamos ahí arriba. La motivación del equipo es máxima y tenemos muchas ganas de jugar contra ellos".

"El Tau tiene una plantilla muy amplia que le permite hacer muchas rotaciones y, gracias a eso, no se han resentido demasiado de las bajas o lesiones que han tenido. Sabemos que en Vitoria será muy difícil ganar, pero vamos con toda la ilusión del mundo", afirmó el belga del Real Madrid, que acude a Vitoria con la baja del croata Marko Tomas, en recuperación de un esguince acromio-clavicular en el hombro derecho.