Quantcast

El gobierno dice que la elección de Lato es "una mala noticia para el fútbol"

Varsovia, 31 oct (EFE).- El jefe del gabinete del primer ministro polaco, Slawomir Nowak, criticó hoy la elección del ex futbolista Grzegorz Lato como nuevo presidente de la Federación de Fútbol de Polonia (PZPN), algo que calificó como "una mala noticia para el fútbol nacional".

Otro ex futbolista, Zbigniew Boniek, era el candidato preferido por el ejecutivo, reconoció Nowak en declaraciones a la emisora Radio Zet, donde vaticinó que la directiva de la PZPN elegida ayer hará poco para erradicar la corrupción del balompié polaco.

A pesar de no contar con la confianza del ejecutivo, el nuevo presidente de la Federación Polaca aseguró en su primer discurso que acabará con las prácticas ilegales en el fútbol de Polonia, que desde hace varios años está enfangado en escándalos de corrupción, con más de 160 personas, entre árbitros, jugadores, funcionarios y directivos, implicados en actividades ilegales.

La complicada situación motivó que, a principios de octubre y a petición del ministro de Deportes, Miroslaw Drzewiecki, un tribunal de arbitraje del Comité Olímpico Polaco nombrase un administrador delegado al frente de la PZPN y destituyese a la junta directiva.

Drzewiecki justificó su decisión alegando que la anterior directiva de la Federación no luchaba con eficacia contra la corrupción en el fútbol, lo que hacía necesario un cambio profundo en la organización.

Pero la FIFA y la UEFA acudieron inmediatamente en apoyo de la PZPN, en nombre de la independencia de las federaciones de fútbol, y amenazaron con suspender a Polonia de los partidos de clasificación para la Copa del Mundo de 2010 e incluso con retirarle la organización de la Eurocopa 2012.

Polonia terminó por ceder ante las amenazas y se llegó a un acuerdo sobre la retirada del administrador y la celebración de nuevas elecciones que pusiesen fin a la crisis.

Nowak también criticó la activa participación del presidente de la Federación Ucraniana de Fútbol, Hrihorij Surkis, en las elecciones en las que Lato resultó elegido.

El dirigente ucraniano emitió su voto después de un discurso en el que expuso sus fórmulas para regenerar la situación del fútbol polaco y no perder la organización de la próxima Eurocopa de 2012, que preparan de manera conjunta polacos y ucranianos.

Según explicó Slawomir Nowak, Surkis no debería de interferir en los asuntos deportivos internos de Polonia, a pesar de que ambos países comparten los preparativos del campeonato europeo de fútbol.