Quantcast

Un temporal de viento y lluvia paraliza el torneo

Antonio Tomás

San Roque (Cádiz), 31 oct (EFE).- Rachas de viento de hasta 60 kilómetros hora, acompañados por fuertes lluvias desde la madrugada, han obligado a detener la actividad en la segunda jornada del Volvo Masters de golf, que se disputa en el campo gaditano de Valderrama.

La zona del Sur de España entre Cádiz y Málaga se encuentra en alerta amarilla. Los vientos de fuerza siete han imposibilitado el desarrollo de la segunda ronda de golf, interrumpida hasta que cambien las condiciones meteorológicas.

Treinta y nueve jugadores comenzaron la segunda vuelta, pero sólo tres de ellos lograron concluir: los ingleses Justin Rose (+19) y Nick Dougherty (+9), así como el gaditano Álvaro Quirós (+12), este último con una tarjeta con 76 golpes (cinco sobre el par).

"Me he mojado tanto que en el hoyo 17 ya he soltado el paraguas", relató Quirós, el jugador de Guadiaro que reside a poco más de dos kilómetros del campo y que se clasificó para disputar este torneo de final de campaña tras ganar hace dos semanas en Portugal.

Tan sólo una docena de hombres logró evitar la salida, por la suspensión momentánea del torneo. Entre los afortunados, el líder, el danés Soren Kjeldsen, y el español Sergio García, segundo a tres golpes.

"Es normal que se suspenda. Así es imposible jugar al golf", declaró García a EFE después de ser informado de la suspensión por el norirlandés Darren Clarke, que llegó sólo a "pinchar" el "tee" en la salida del hoyo uno.

Clarke entró en la zona de prácticas de "putt" dando saltos de alegría e informó a García de la paralización del juego, quien en ese momento se encontraba afinando su puesta a punto con el "putt" bajo el paraguas que su "caddie" sujetaba con las dos manos ante la tremenda fuerza del viento.

La previsiones meteorológicas no invitan al optimismo en el Valle del Guadiaro, donde se ubica el campo de Valderrama. La lluvia no cesará de caer en toda la tarde, mientras la flota pesquera y deportiva se encuentra amarrada en todos los puertos marítimos de la zona por el fortísimo viento.