Quantcast

Federación de Fútbol Polaca elige a ex internacional Lato nuevo presidente

Varsovia, 30 oct (EFE).- La Federación Polaca de Fútbol (PZPN) eligió hoy nuevo presidente al ex internacional Grzegorz Lato, bajo la atenta mirada de la FIFA, la UEFA y del Ejecutivo polaco, que esperan que sea capaz de acabar con la corrupción y acelerar los preparativos de la Eurocopa 2012, que Polonia prepara con Ucrania.

"Debemos terminar con una historia poco honrosa", aseguró en su discurso el conocido ex futbolista, un histórico de la selección polaca de fútbol, con la que participó en los mundiales de 1974, 1978 y 1982 y fue máximo goleador en el primero de ellos.

Lato fue elegido para el cargo por 57 de los 112 delegados, por delante de los otros dos candidatos Zdzislaw Krecina y otro mítico ex futbolista, Zbigniew Boniek.

El que fuera Bota de Oro en el Campeonato del Mundo de 1974 deberá encarar la oscura realidad del fútbol polaco, que desde hace varios años está enfangado en escándalos de corrupción, con más de 160 personas, entre árbitros, jugadores, funcionarios y directivos, implicados en actividades ilegales.

La complicada situación motivó que, a principios de octubre y a petición del ministro de Deportes, Miroslaw Drzewiecki, un tribunal de arbitraje del Comité Olímpico Polaco nombrase un administrador delegado al frente de la PZPN y destituyese a la junta directiva.

Drzewiecki justificó su decisión alegando que la anterior directiva de la Federación no luchaba con eficacia contra la corrupción en el fútbol, lo que hacía necesario un cambio profundo en la organización.

Pero la FIFA y la UEFA acudieron inmediatamente en apoyo de la PZPN, en nombre de la independencia de las federaciones de fútbol, y amenazaron con suspender a Polonia de los partidos de clasificación para la Copa del Mundo de 2010 e incluso con retirarle la organización de la Eurocopa 2012.

Polonia terminó por ceder ante las amenazas y se llegó a un acuerdo sobre la retirada del administrador y la celebración de nuevas elecciones que pusiesen fin a la crisis.

Mientras, el Ejecutivo continúa su cruzada contra la corrupción en el fútbol, que ha sumado un nuevo capítulo tras la detención de Janusz Wojcik, seleccionador polaco durante los Juegos Olímpicos de Barcelona en 1992.