Quantcast

'Ericsson 4' supera las 600 millas en 24 horas y problemas en el 'T. Negro'

Redacción Deportes, 30 oct (EFE).- El VO70 'Ericsson 4' sueco, al mando del doble campeón olímpico brasileño Torben Grael, superó a última hora de la tarde de ayer (19:54 hora española), en la décimo novena jornada de la primera etapa de la Volvo Ocean Race -Vuelta al Mundo por etapas-,la mítica barrera de 600 millas recorridas en 24 horas, estableciendo un nuevo récord mundial absoluto en 602,66 (1.117 Km.).

El 'Ericsson 4' también ha marcado una marca absoluto de progresión, batiendo en 15 horas por cuatro veces el récord mundial anterior.

A las 04:55 (hora española) de ayer el 'Ericsson 4' ya batía por primera vez, logrando 566,57 m.n. (1.050 Km.) el anterior récord, establecido el 11 de enero del 2006 en 562.96 millas náuticas (1043 Km.) por el 'ABN AMRO 2' del francés Sebastian Josse.

Sobre las 14:00 horas alcanzaban 593 m.n. (1.099 Km.) y a las 14:24 horas 594.23 m.n. (1.101 Km.).

A falta de que la máxima autoridad, el Consejo de Récords Mundiales de Velocidad en Vela (World Sailing Speed Record Council), ratifique la marca, lo conseguido por la embarcación sueca será una marca difícil de batir ya que ha navegado a una media de 25,11 nudos (46,54 Km/h.) con puntas de velocidad de 35 nudos (65 Km/h.)

La nota negativa de la jornada la ha dado el 'Telefónica Negro' al mando del campeón olímpico Fernando Echavárri, que fue alcanzado de lleno por una ola cuando navegaba a unos 25 nudos (46 Km/h.) que barrió la cubierta y a los tripulantes que estaban en ella, sin que haya que lamentar daños personales.

Recuperado el control del barco descubrieron que uno de los timones había sido arrancado y también una parte de una de las dos orzas de estabilidad, y del botalón. La tripulación ha montado un timón de emergencia y está navegando muy ralentizado a una velocidad de 15 nudos (28 Km/h.).

Pedro Campos, director del equipo Telefónica, ha señalado que "la seguridad del equipo es la primera prioridad y toda la tripulación está bien e indemne".

"Los daños en el barco no son, posiblemente, estructurales, pero el equipo está muy decepcionado por tener que repararlo en Ciudad del Cabo. Quiero destacar el profesionalismo de la tripulación y la forma como afrontaron la difícil situación".