Quantcast

Sale de prisión el joven marroquí condenado por ofender a Corona en pintada

Marta Garde

Marraquech (Marruecos), 29 oct (EFE).- El joven marroquí Yasín Belassal, condenado el pasado mes de septiembre a un año de cárcel por ofender a la Corona alauí en una pintada, salió hoy en libertad provisional de la prisión de Marraquech.

Todavía con los ojos llorosos por la dureza de la experiencia que según él ha vivido entre rejas, donde compartió celda con más de 80 presos y durmió en el suelo recostado sobre una manta, lo primero que hizo Belassal fue agradecer al rey Mohamed VI su liberación.

Reconoció haber pintado "Dios, Patria, Rey y Barça" en la pizarra de su instituto, modificando con ello el lema nacional marroquí y equiparando la figura del monarca con la del F.C. Barcelona.

"Su amor por el Barça es lo que le llevó a la cárcel", aseguró esta mañana su progenitor, Mohamed, según el cual su hijo está "enamorado" del equipo azulgrana y "lo deja todo, incluso sus estudios y las clases de karate, para ir a ver los partidos en televisión".

En una de las muchas versiones contradictorias que han circulado los pasados días en torno al caso, se aseguró que Belassal había sustituido en el lema nacional la palabra "Rey" por el nombre de su club favorito.

Sin embargo, la denuncia presentada por la Gendarmería ante el juez le acusa de haber escrito en una pintada fuera de su centro de estudios "Dios maldiga a tu padre", en referencia al monarca alauí Mohamed VI.

Por la ofensa a la monarquía explicitada en esa última frase, y que es por la que oficialmente se le procesó, podría haber sido sentenciado a cinco años de cárcel, según indicó Mohamed El Ghalussi, abogado de la Asociación Marroquí de Derechos Humanos (AMDH), que estuvo al frente de la defensa.

Durante la vista se solicitó al fiscal que tuviera en cuenta la juventud de Belassal, 18 años recién cumplidos, así como el hecho de que esa frase no fue lanzada por una verdadera falta de respeto a la Corona, sino como una provocación sin trascendencia de cara al resto de sus compañeros.

Asimismo, los abogados defensores apuntaron el daño a la monarquía, a la imagen exterior del país y a la democracia que podría suponer la permanencia en prisión del estudiante.

"¿Acaso tiene cara de criminal?", dijo tras la liberación provisional su padre, Mohamed, quien poco antes de la vista judicial había declarado que desde el encarcelamiento de su hijo, el pasado 29 de septiembre, toda la familia ha vivido "en un estado lamentable" de tensión y desconcierto.

Está previsto que la segunda y en principio última sesión del proceso de apelación se celebre el próximo 5 de noviembre, fecha en la cual la defensa ha pedido que se le garantice un proceso "justo y en buenas condiciones".

Hasta entonces, según El Ghalussi, Belassal "va a disfrutar" de la recién estrenada libertad provisional junto a su familia, que se ha mudado de Ait Urir a Marraquech y no tiene intención de volver al pueblo por los malos recuerdos aparejados a ese lugar.