Quantcast

Patxi Martínez intentará colgarse al cuello la medalla de oro en Tokio

Bilbao, 28 oct (EFE).- El vizcaíno Patxi Martínez, medalla de bronce en la categoría de más de 80 kilos en el último europeo, intentará colgarse al cuello la de oro en el Campeonato del Mundo que Tokio organizará entre el 13 y 16 de noviembre.

Para él será su cuarto Mundial tras los disputados en Madrid, Monterrey y Tampere, los años 2002, 2004 y 2006 respectivamente, en los que, como integrante del equipo español, ganó dos veces.

Individualmente, únicamente logró un quinto puesto, ya que en las dos restantes ediciones mundialistas no alcanzó las semifinales a causa de una lesión de clavícula y de un despiste en un combate por cuya derrota se le cerró el camino de las medallas.

Patxi Martínez, que compareció ante los periodistas en la convocatoria de Basque Team, se hizo con el oro en el campeonato iberoamericano y con el bronce en el de Europa, en el que, además, contribuyó al título europeo de España por equipos.

Todo ello después de haber obtenido tres bronces en los campeonatos estatales: en su categoría, en el torneo abierto a competidores de todos los pesos y por selecciones con la de Euskadi.

Preguntado por sus posibilidades de alcanzar el título mundial, Martínez respondió que "ser campeón del mundo es tan probable como difícil" y reconoció que tiene "experiencia y categoría para estar en el grupo de los favoritos".

Citó al italiano Stefano Maniscalco y al británico Roy Daniels como alguno de los europeos más potentes inscritos para este mundial, pero está "seguro de que habrá competidores asiáticos duros de roer". "Aunque un día, te juegas un año, y eso es casi un drama", asumió.

Patxi Martínez dijo que el nivel de competencia es muy alto y puede haber sorpresas, "como sorpresa fue el campeón mundial de 2006 al que después vencí yo en un europeo por una puntuación de 8-0".

En cuanto a la competición por equipos, aseguró que Francia, Irán, Azerbaiyán, Rusia y Egipto serán rivales difíciles para España.

Este jueves viajará a Madrid y posteriormente a Ávila para seguir la planificación de la última concentración antes de volar a Japón el día 6 de noviembre.