Quantcast

El capitán Alberto Marcos reclama "más mala leche"

Valladolid, 27 oct (EFE).- El capitán del Real Valladolid, Alberto Marcos Rey, reclamó a todo el equipo, tras el entrenamiento de esta mañana posterior a la derrota cosechada ante el Getafe (1-0), "más mala leche dentro del terreno de juego".

"A día de hoy, cada uno tiene que hacer un análisis y una crítica personal. Al que sea sincero, le va a venir bien, y el que sea egoísta y no piense por el equipo, se va a ahorcar", agregó el lateral izquierdo del conjunto vallisoletano, que ocupa la décimo quinta posición de la clasificación con siete puntos en su casillero.

Marcos dejó claro que está "preocupado, pero sin alarmas, por el problema que tiene el equipo", que, desde su punto de vista, reside en que le está "costando enlazar con la gente de arriba y en la iniciación de la presión", explicó.

"Esto es Primera División, los equipos nos conocen y nos está costando asfixiarles y llevar la iniciativa de nuestro juego. No estamos lo bien plantados que deberíamos estar y por ahí pasan los errores", reflexionó.

En este sentido, subrayó que "no es un problema de la delantera, sino de todo el equipo, incluso de la defensa que, al perder estos partidos, tiene la desconfianza de no adelantarse y pegarse al centro del campo".

"Antes lo hacíamos, pero ahora damos un paso atrás y nos perjudicamos a nosotros mismos", añadió Marcos, que también comentó que le "preocupa la clase de encuentros" que se le avecina al conjunto vallisoletano (Sevilla, Barcelona, Real Madrid, Villarreal).

Sin embargo, reconoció que le causa mayores quebraderos de cabeza "la rapidez con la que el equipo pueda volver a su estado normal, con todos más juntos en el campo".

Alberto Marcos, por último, quiso lanzar un mensaje de optimismo a la afición, al mostrarse convencido de que la escuadra vallisoletana "saldrá adelante".

"El equipo ha pasado años atrás por estos baches y la suerte es que es al principio de la Liga. Se puede solventar, porque en otras ocasiones lo hemos hecho", concluyó.