Quantcast

Derrota Getafe apunta recesión en un equipo que vuelve a languidecer en otoño

José Anselmo Moreno

Valladolid, 27 oct (EFE).- El Valladolid de Mendilibar siempre languidece con la entrada del otoño. Tropezar tres veces en la misma piedra es una fatalidad, pero es justo lo que le está sucediendo a un equipo que, en realidad, sólo se limita a seguir el guión de las tres últimas campañas, en las que octubre fue un mes "maldito".

El Real Valladolid todavía no ha puntuado fuera de casa y eso que hoy se enfrentaba a un Getafe que no conocía la victoria en su feudo. Así las cosas, el equipo vallisoletano está "clonando" las dos últimas temporadas por estas fechas y su precisión al hacerlo es asombrosa.

Con la entrada del otoño, los árboles de hoja caduca dejan de estar frondosos y a algunos individuos se les cae el pelo. A José Luis Mendilibar, en concreto, se le cae el equipo. Sucedió incluso en la temporada del ascenso (2006-2007), la mejor en toda la historia del club y en la que después se batieron todos los récords de la segunda división.

El comienzo del otoño también presentó entonces su "bache". Aquel año el Real Valladolid perdió en casa con el Poli Ejido (0-1) y con el Salamanca (2-3), empató con la Ponferradina (2-2) y el Xerez (1-1) fuera de casa y sólo ganó al Lorca en Zorrilla (1-0).

En el regreso a Primera, la pasada temporada, solamente se atesoró un punto durante todo el mes de octubre y se ha repetido la misma historia en la presente, es decir; sólo se ha sumado un punto en este mismo balance mensual y eso, antes de afrontar un calendario durísimo en noviembre.

El año pasado por estas mismas fechas, el Real Valladolid había perdido con el Racing de Santander (2-0), ante el Athletic Club en Zorrilla (1-2) y empató con el Atlético Osasuna (2-2). Venía de un mes de septiembre también nefasto, tras caer goleado 4-2 en Mallorca y 1-4 con el Real Murcia en Valladolid.

Esta temporada hay que constatar una derrota en casa ante el Valencia (0-2), un empate ante el Recreativo de Huelva en Zorrilla (1-1) y una derrota en Getafe (1-0). El problema de la vigente campaña es que el calendario se pone muy crudo en noviembre, con rivales como Sevilla, FC Barcelona, Real Madrid, Villarreal a los que habrá que intentar "abatir" consecutivamente.

La crisis de la pasada temporada llegó desde la defensa, pero esta temporada "el agujero" está más arriba, concretamente en la delantera, donde Henok Goiton y Bartolomew Ogbeche no consiguen borrar la añoranza por un goleador de raza como Joseba Llorente, ahora en el Villarreal.

Goiton y Ogbeche se habían quedado hoy fuera de la convocatoria por decisión técnica de Mendilibar. Eso abrirá durante la semana un debate lleno de interrogantes, ya que en el lugar de ambos ha jugado esta tarde un delantero de la cantera, Kike López, todo voluntad, pero el equipo ha vuelto a atascarse en cuanto el contrario ha cerrado los espacios tras marcar (1-0).

Sin recursos, sin delanteros goleadores y sin tirar una sola vez a puerta, el equipo espera la llegada del mercado de inverno para buscar remedio a todas estas carencias. Va de meses, ya que diciembre es ahora el mes de las soluciones y la gran esperanza para intentar paliar otro mes de octubre nefasto.