Quantcast

El Cajasol gana un partido titánico

Jorge Muñoa

Madrid, 26 oct (EFE).- El Cajasol acudió al Palacio Vistalegre con bajas, último y sin conocer la victoria y lo abandonó reforzado por un enorme encuentro concretado en una prórroga que resistió con cuatro hombres eliminados por faltas para acabar tumbando al Real Madrid en su propio feudo.

El tercer cuarto concluyó con el Cajasol por delante (73-73). No era la primera ventaja del equipo sevillano, un equipo a la desesperada en el Palacio Vistalegre, al que ingresó como colista de la Liga ACB, cuatro partidos perdidos y ni una sola victoria. La necesidad, y una acertada dosis de buen juego también, revitalizaron al Cajasol, que en el último minuto del segundo corta dominaba con una renta de seis puntos (47-41).

Una vez más, el italiano Andrea Pecile se erigió en pulmón de su equipo. Y, una vez más, Felipe Reyes fue el mejor, no ya en el Real Madrid, sino el mejor del partido. Una combinación perfecta de intensidad, anotación y rebotes. Un bálsamo para la formación dirigida por Joan Plaza.

Los blancos sólo controlaron el arranque (14-5 m.5). El resto de la mañana la pasaron en manos del Cajasol que, a través de Pecile, del estadounidense con pasaporte georgiano Tyrone Ellis y la combinación de cualquiera de éstos con otro base o con otro exterior como Andrés Misó, marcó la cadencia del juego.

Otro arma fundamental de los sevillanos para plantar cara a un Madrid que se aferró a Reyes para sostenerse en pie apareció en el arco de triples. El Cajasol alcanzó un alto porcentaje de efectividad más allá de los 6,25 metros.

Una técnica a Tyrone Ellis por protestar cortó la progresión andaluza en el momento menos oportuno. La diferencia visitante estaba en seis puntos (47-41) y el segundo cuarto descontaba los segundos previos al descanso. El estadounidense nacionalizado cometió falta y recibió la técnica, lo que dio pie para que el Real Madrid se marchase al vestuario por delante con un 49-47.

Los blancos, que dieron pista al hispano-estadounidense Venson Hamilton pero dejaron todo el partido en el banco al griego Lazaros Papadopulos, volvió a encontrarse complicaciones en el tercer periodo.

El buen juego del Cajasol y, sobre todo, su alta efectividad en los triples (doce de veintitrés al final del último cuarto, un 52 por ciento), daban todo tipo de quebraderos de cabeza al titular del terreno. Hasta forzar un final a cara o cruz.

Pecile, que firmó un excelente encuentro, empató a 94. El estadounidense Louis Bullock acababa de igualar con un triple. El americano siempre aparece en el momento de la verdad y, en la lotería de los tiros libres de un final en el límite, transformó los dos tiros libres que permitieron al Madrid entrar en la prórroga después de que Ellis no pudiese lanzar el último balón (99-99).

Pero Ellis abrió la prórroga con un triple y el Cajasol anotó seis puntos sin recibir ninguno a cambio (99-105 m.42). Instante para Bullock -veintiocho puntos- que el escolta encaró sin titubeos. Hizo el triple del 104-105. Y también el del 107-106 a menos de dos minutos para el final.

Sin embargo, los andaluces insistieron, olvidaron que tenían cuatro eliminados por faltas, se fajaron en el rebote defensivo y acertaron con los tiros libres decisivos dejando atrás dos triples intentados y fallados por Bullock, que asumió toda la responsabilidad,

.

– Ficha técnica:

109 – Real Madrid (21+28+24+26+10): Sánchez (3), Bullock (28), Mumbrú (11), Massey (8), Reyes (22) -cinco inicial-, Hosley (8), Hervelle (9), Hamilton (2), López (3) y Llull (15).

116 – Cajasol (19+28+27+25+17): Pecile (23), Ellis (15), Carter (14), Ignerski (8), De Miguel (-) -cinco inicial-, Triguero (-), Rivero (13), Savanovic (19), Ilic (9) y Miso (15).

Árbitros: Pérez Pérez, Guirao y Pérez Niz. Excluyeron por personales a Ignerskiy (m.36), Carter (m.38), De Miguel (m.40) y Misó (m.40). Señalaron técnica a Manuel Comas, entrenador del Cajasol, y a Ellis, a ambos por protestar.

Incidencias: encuentro correspondiente a la quinta jornada de la primera fase de la Liga ACB 2008-09 disputado en el Palacio Vistalegre Arena ante unos 9.000 espectadores.