Quantcast

Thomas vuelve a estar en el centro de la controversia

Nueva York, 25 oct (EFE).- El ex presidente y entrenador de los Knicks de Nueva York, Isiah Thomas, volvió a ser el centro de la controversia después de que la policía informase de que un hombre de 47 años había sido trasladado desde su domicilio a un hospital con una sobredosis accidental de somníferos.

Aunque la policía no dio el nombre de la persona que necesitó asistencia médica, sí dieron la edad y corresponde a la de Thomas, mientras que varios medios periodísticos como el "New York Times" y el "New York Post", citando fuentes sin identificar, también dijeron que el implicado era Thomas.

Sin embargo, de acuerdo también a una información del "Post", Thomas había negado que la persona que trasladaron en ambulancia de su domicilio al hospital hubiese sido él, sino su hija y para nada relacionado con una sobredosis.

"Mi hija se encuentra mal ahora y ninguno de nosotros estamos bien", declaró Thomas al "Post".

De acuerdo a la misma fuente periodística, Thomas se refirió a un "incidente" que se dio el pasado jueves en el "Rye Country Day", el colegio donde estudia y juega baloncesto su hija Lauren.

Thomas no quiso hacer ningún tipo de valoración de lo sucedido y le dijo al "Post" que podía contactar con el colegio para que le diesen detalles.

Por su parte, Joshua, el hijo de Thomas de 20 años, dijo al periódico "New York Daily News", que los informes sobre las pastillas para dormir eran falsos.

"Mi padre no toma medicamentos para dormir y no consume productos que no sean orgánicos", destacó Joshua Thomas.

Al igual que su padre, Joshua dijo que se trataba de un asunto relacionado con su hermana, Lauren, quien sufre de hipoglucemia y se había sentido muy mal.

"Mi padre está bien", destacó Joshua, de acuerdo a la misma fuente periodística. "Se sintió mareado por la angustia de ver a mi hermana y cuando llegaron las asistencias lo sentaron y le permitieron tomar algo de agua".

Pero la versión de David Hall, jefe de policía del Distrito de Harrison, donde vive Thomas, en el área de Nueva York, difiere por completo al señalar que no era un caso de intento de suicidio, pero sí una sobredosis de al menos 10 pastillas que la persona se tomó para dormir.

Hall no podría confirmar o negar la identidad de la persona que se vio afectada, pero la pasada noche refutó las declaraciones que Thomas había hecho al "Post".

"Entiendo que esta persona reclama que era su hija y está mintiendo", declaró Hall al "New York Times". "Definitivamente no era su hija, se trataba de un hombre. Conocemos la diferencia entre un hombre afroamericano de 47 años y una mujer joven".

En la primera información ofrecida por Hall dijo que las pastillas consumidas por la persona que fue ingresada en el hospital eran "Lunesta".

También explicó que en el domicilio de Thomas, una propiedad de más de cuatro millones de dólares que compró en el 2004, se encontraban otras dos personas, una de las cuales fue la que llamó al número 911 de la policía.

"No se si era la señora encargada de la limpieza de la casa o quién era, pero no se trataba de la esposa de Isiah Thomas. Cuando llegamos al domicilio, había una persona inconsciente, pero respiraba, se le administró oxígeno y fue trasladada en ambulancia al hospital", explicó Hall.

Tanto el servicio de ambulancia como el hospital donde fue ingresada la persona que trasladaron desde el domicilio de Thomas se negaron a comentar lo que sucedió, acogiéndose a la leyes de privacidad médica.

Por su parte, los Knicks a través de un comunicado oficial también dieron a conocer su versión de los hechos antes que diese comienzo el partido de pretemporada que disputaron frente a los Nets de Nueva Jersey, en el Madison Square Garden.

"Isiah Thomas habló con miembros de la organización de los New York Knikcs y está OK", señala el comunicado. "Está haciendo frente a un asunto familiar y no tenemos más comentarios que ofrecer y pide que se respete su privacidad y lo haremos".

El nuevo presidente de operaciones de los Knicks, Donnie Walsh, amigo personal de Thomas desde que lo fichó como entrenador de los Pacers de Indiana, dijo que no había hablado personalmente con él, pero sí lo hicieron otras directivos del equipo.

Aunque Walsh despidió a Thomas como entrenador de los Knicks el pasado 18 de abril, lo mantuvo dentro de la organización como asesor en el área de la dirección.

Mientras que el nuevo entrenador de los Knicks, Mike D'Antoni, que ocupó el puesto dejado vacante por Thomas, dijo que no conocía mucho sobre lo sucedido y que lo único que deseaba como todos los miembros de la organización era lo mejor para su familia.

"Existe una preocupación entre todos nosotros y el deseo de lo mejor para la familia de Thomas, aunque realmente no tengo conocimiento de lo que realmente ha sucedido", reiteró D'Antoni.

Thomas, que llegó a la organización de los Knicks en 2003 para ocupar el puesto de presidente de operaciones y entrenador, sólo consiguió que una vez el equipo llegase a la fase final y quedase eliminado en la primera ronda por los Nets de Nueva Jersey.

A pesar de tener una plantilla súper millonaria no fue capaz de formar un equipo ganador y competitivo como directivo y como entrenador se quedó con marca perdedora de 56-108.

Thomas también dirigió a los Pacers y durante tres temporadas consecutivas del 2000 al 2003 los clasificó para que disputasen la fase final. Su marca como entrenador en la NBA es de 187-223.

Sus enfrentamientos con los jugadores, especialmente con el base Stephon Marbury, acapararon las portadas de los periódicos deportivos, pero sobre todo la demanda y el juicio que se siguió en su contra por acoso sexual contra un ex directiva del equipo.

Thomas, uno de los mejores bases de la NBA, como jugador compartió protagonismo con Magic Johnson y Larry Bird después de formar parte de los "Bad Boys" de los Pistons de Detroit, que consiguieron dos títulos de liga, en 1989 y 1990.EFE

eo/rm/ea/ism

|K:DEP:DEPORTES,BALONCESTO|

|Q:DEP:es:15008000:Deporte:Baloncesto|

|N:C|

10/25/20-02/08

TELETIPOS_CORREO:DEP,DEP,+–+,+–+