Quantcast

El Gobierno croata anuncia medidas contra los aficionados radicales

Zagreb, 25 oct (EFE).- El Gobierno croata tomará por primera vez medidas drásticas para combatir la violencia y el racismo dentro y alrededor de las canchas deportivas, informaron hoy los medios nacionales.

El presidente del Gobierno croata, Ivo Sanader, anunció personalmente el plan de medidas contra los "hooligans que avergüenzan" a Croacia.

Sanader se mostró molesto por los insultos racistas a jugadores extranjeros, el saludo fascista con la mano levantada y el lema "Para la patria, listos", popularizado por el régimen de los ustachi, aliado de los nazis en la Segunda guerra mundial, gritados por los hinchas croatas durante los partidos.

"En los campos croatas, no hay sitio para coros ustachi, cánticos racistas y eslóganes que incitan al extremismo y radicalismo", advirtió el jefe del Estado.

Entre las medidas para combatir este fenómeno, se introduce un registro de nombres y apellidos en las entradas, la confiscación de pasaportes a los violentos registrados a hasta cinco días antes de algún partido internacional, la obligación para los mismos de presentarse en una estación de policía el día del partido y el endurecimiento de sanciones contra los autores de actos prohibidos.

"Los partidos deben ser ocasiones para la reunión familiar, como en el resto de Europa. Todos los ministerios competentes deben participar en la resolución de este problema", prosiguió Sanader.

"Pero también la Federación de Fútbol (HNS) debe intervenir", añadió en indirecta alusión a los intentos del presidente de la HNS, Vlatko Markovic, de justificar los gritos de "Para la patria, listos", alegando que el lema procede de una antigua ópera croata.

"Eso no tiene que ver con óperas ni con patriotismo", remató el máximo mandatario del Gobierno.

Muchos aficionados radicales croatas, sobre todo los del Dinamo y Hajduk, son conocidos por sus actos violentos y ultranacionalismo de tintes neonazi, como demostraron el año pasado en Italia, cuando formaron con sus cuerpos una enorme esvástica, en una tribuna del estadio de Livorno.