Quantcast

El Bayern vuelve a ser el de siempre y el Leverkusen es líder provisional

Rodrigo Zuleta

Berlín, 25 oct (EFE).- El Bayern de Múnich volvió a ser el equipo de siempre y dio una muestra de autoridad derrotando hoy al Wolfsburgo por 4-2, mientras que el Bayern Leverkusen, gracias a su victoria de anoche por 2-0 ante el Colonia, es líder provisional de la Bundesliga.

El Bayern hizo hoy ante el Wolfsburgo el mejor partido de la temporada dando ante todo un ejemplo de mentalidad ganadora, tradicional en el equipo, que hasta ahora estaba extrañando en esta temporada.

Para el Bayern los partidos son para ganarlos y si el contrario va por delante en el marcador eso sólo debe ser visto como accidente. Hoy el Wolfsburgo iba con ventaja (2-0), pero el Bayern logró la remontada y al final incluso ganó con autoridad y contundencia.

Para el entrenador Jürgen Klinsmann el partido es además una victoria personal ante sus críticos porque logró la remontada después de modificar el 4-4-2 con el que había empezado el partido y pasar a jugar un 3-5-2 -tras sustituir al italiano Massimo Oddo por Tim Borowski-, que muchos habían atacado como un experimento innecesario.

Las ausencias, por lesión, de Philipp Lahm y del italiano Luca Toni no importaron y el triunfo, que hace subir el Bayern al cuarto lugar de la clasificación, viene en un momento clave en que puede empezar su carrera en busca del liderato.

Los otros equipos que pueden terminar metidos en la pelea por el título que jugaron hoy no pasaron de sendos empates. El Schalke tuvo que contentarse con un decepcionante 0-0 ante el Arminia Bielefeld, mientras que el Werder Bremen igualó a un gol con el Hannover 96.

La Bundesliga queda a la espera del duelo de mañana entre el Hoffenheim y el Arminia Bielefeld. Cualquiera de los dos equipos podría desplazar, con una victoria, al Leverkusen del liderato. Si hay empate, en cambio, el equipo de las aspirinas seguirá ocupando el primer lugar.

Los otros partidos de mañana (Stuttgart contra Bochum y Borussia Dortmund contra el Hertha Berlin) pueden hacer que el Bayern baje dos puestos en la clasificación, pero eso de momento es secundario.

Lo clave para los bávaros es que se ha confirmado hoy la tendencia a la recuperación que se había insinuado en la jornada pasada contra el Karlsruher SC y se había consolidado en la semana con la goleada conseguida en la Liga de Campeones por 3-0 ante el Fiorentina.

Hoy, tras verse en una situación difícil, el equipo mostró carácter, clase y contundencia y, de momento, las dudas sobre Klinsmann quedan disipadas.

En todo caso, el equipo viene jugando para Klinsmann. Y la filosofía del entrenador, según la cual su misión es hacer cada día a cada jugador un poco mejor, viene dando frutos.

Tal vez el mejor ejemplo sea Bastian Schweinsteiger, que hoy marcó el cuarto gol del Bayern. Schweinsteiger ha dado un salto impresionante en la última semana. Lo más visible son los progresos que ha hecho con la pierna izquierda, que antes apenas le servía para apoyarse. Ahora, en algunos momentos Schweinsteiger parece un jugador ambidiestro.

Al Bayern le ayuda que, en su fase de debilidad al comienzo de la temporada, el Schalke y el Bremen hayan sido demasiado irregulares. Ahora, los principales rivales de los bávaros son sin duda el Hamburgo y el Leverkusen, que se han mostrando sólidos y que sin duda tienen su mira en el título.