Quantcast

Mal momento para visitar la cancha del Real Madrid

Sevilla, 25 oct (EFE).- El Cajasol se encuentra en un mal momento para visitar la siempre difícil cancha del Real Madrid, ya que el club está en plena crisis, colista de la ACB con un pleno de cuatro derrotas y con la sorpresa esta semana de la retirada del base Elmer Bennett, uno de los hombres llamados a ser básicos en el esquema.

El equipo sevillano ha acumulado cuatro derrotas y además un mal juego que no invita al optimismo, como se pudo comprobar el pasado domingo en el Palacio San Pablo, en el que los de Manel Comas fueron ampliamente superados por un recién ascendido como el Bruesa de San Sebastián.

En ese partido, el veterano entrenador barcelonés no utilizó ni un minuto a dos de los refuerzos para esta temporada, el pívot bosnio con pasaporte serbio Mile Ilic y el ala-pívot croata Dusko Savanovic, y argumentó la decisión en que aún no están al nivel de la Liga ACB.

Además, hombres como Bennett o el alero polaco Michal Ignerski no están en su mejor momento, lo que ha hecho, en el caso del estadounidense, solicitar al club la baja a sus 39 años para retirarse del baloncesto profesional.

Este anuncio llegó el pasado martes y el Cajasol se ha encontrado de un día para otro sin su base titular, por lo que para Madrid no ha dado tiempo a contratar un recambio de garantías.

Comas dará toda la confianza en la dirección del juego sevillano al italiano Andrea Pecile, otros de los refuerzos de esta campaña y que sí cumple con las espectativas, pues en la pasada jornada fue, con diferencia, el mejor del equipo.

Con todo esto, los pronósticos son claramente desfavorables al equipo andaluz, pero en el seno del Cajasol también se ve que la situación puede ser un arma de doble filo, pues puede derivar en que la formación de Comas salga a afrontar el choque sin ninguna presión y que eso haga que sus jugadores den el mejor baloncesto que tienen.