Quantcast

El ex tenista Marcelo Ríos y la modelo 'Kenita' Larraín se divorciaron

Santiago de Chile, 24 oct (EFE).- El ex número uno del tenis mundial, el chileno Marcelo Ríos, y la modelo María Eugenia Larraín cumplieron hoy el último trámite de su proceso de divorcio en un Juzgado de Familia de Santiago.

Ríos y 'Kenita' Larraín, que estuvieron casados unos pocos meses en 2005, apenas se miraron y no intercambiaron palabra alguna durante la audiencia en la que firmaron el acuerdo de divorcio.

El 'Zurdo de Vitacura' no pagó ninguna compensación económica a su ex, con la que rompió en Costa Rica, durante una visita a la primera esposa del tenista retirado, Giuliana Sotela, y a su hija Constanza.

Ríos, de gafas oscuras, pantalón negro, camisa blanca y corbata café, no quiso hacer declaraciones en el tribunal, donde estuvo acompañado por su madre, Alicia Mayorga, y por tres abogados.

En cambio, 'Kenita', que estaba con su padre Mario Larraín y un abogado y vestía blusa blanca y vaqueros, se declaró "contenta", una vez que terminó el trámite.

"Estoy contenta, por fin terminó todo esto", precisó 'Kenita' y afirmó que el proceso de divorcio "fue todo normal".

"Estoy tranquila y desde hoy soy soltera (…) Está todo listo y cada uno puede ahora seguir con su vida. Sólo faltaba esto, que era la parte legal. Y por ley quedo divorciada", concluyó la modelo, que recientemente participó en el programa "Bailando por un sueño", de la televisión argentina.

'Kenita' Larraín, que en febrero de 2004 dejó esperando en el altar al futbolista Iván Zamorano, y Ríos se casaron en secreto, tras un breve romance, el 7 de abril del 2005, pero sólo cinco meses después la pareja rompió durante el mencionado viaje a Costa Rica.

La modelo regresó del viaje en silla de ruedas, con moretones en las piernas y lentes oscuros, ocasionados, según dijo, al caer su automóvil a una zanja, al tiempo que acusaba a su marido de no haberla auxiliado.

Ríos le acusó de hacer teatro y dio por concluida la relación: "Mi matrimonio no va a seguir, esto se termina acá", dijo entonces el ex tenista y a los pocos días inició los trámites para divorciarse, que se extendieron por tres años.