Quantcast

Ribera espera romper la mala racha contra el Arrate

León 24 oct (EFE).- El técnico del Reale Ademar, Jordi Ribera, confía en que su equipo sea capaz de romper mañana, 19:00 horas, la dinámica perdedora que ha sufrido en los últimos enfrentamientos ante el JD Arrate, rival más incómodo que otros con mayor nombre dentro de la Liga ASOBAL.

"Es un equipo que nos ha sabido jugar en algunos de los últimos partidos en los que nos hemos enfrentado, pero no creo que sea un rival que se nos atragante especialmente, sino que posee una plantilla notable, conformada para jugar en Europa y con dos jugadores por puesto de garantías", señaló a Efe el técnico catalán.

Ribera ha recordado que, a pesar de la irregularidad mostrada por el conjunto eibarrés, logró su única victoria hasta ahora en la liga frente al vigente campeón, el Ciudad Real, lo que da idea de su verdadero potencial cuando practica el juego que intenta imprimir su veterano técnico, Julián Ruiz, que dirigió a Teka y Bidasoa.

Jugadores de la talla del nuevo internacional Iñaqui Malumbres, el polaco Jurkiewicz, el croata Cutura o el ex-ademarista Ivo Díaz -que es duda para este encuentro-, hablan de un equipo capaz de plantar cara a cualquiera, sobre todo en su pabellón de Ipurua.

El Reale Ademar llega a esta cita con la ventaja, con respecto a anteriores semanas, de poder haber preparado a conciencia el encuentro, ya que ha aparcado de momento la disputa de la Liga de Campeones y pondrá en juego su condición de invicto en la temporada.

"Es una pista complicada, como lo son la mayoría de la Liga ASOBAL, pero está claro que el haber disfrutado de un mayor descanso también ayuda a poder preparar más minuciosamente este partido", afirmó Ribera a Efe.

Los leoneses, con toda la plantilla ya al completo tras la recuperación de Pepe Novelle, contarán ante el Arrate con las bajas ya confirmadas, por decisión técnica, del propio ex-jugador del Ciudad de Logroño -que aún no ha debutado con el Ademar-, junto con el croata Igor Kos y el extremo Javier Ortigosa, prácticamente los excluidos más habituales en las convocatorias del Reale.