Quantcast

Sete vuelve con ilusión, pero sin dejarse arrastrar por un pasado inexistente

Fernando Castán

Cheste (Valencia), 23 oct (EFE).- El piloto español Sete Gibernau declaró hoy que vuelve al Mundial de MotoGP con ilusión, pero consciente de que ya no es la referencia, y de que no se puede dejar arrastrar "por un pasado que ya no existe".

Gibernau, de 35 años y dos veces subcampeón del mundo de MotoGP, dijo hoy en el circuito de Cheste, donde el domingo se disputará el Gran Premio de la Comunidad Valenciana: "Cuando me retiré lo hice convencido de lo que hacía, buscando mi felicidad, y pensando que nunca más me volvería a subir en una moto de gran premio y este verano Ducati me dio la oportunidad de subirme a una moto de gran premio en Mugello".

"Me lo tomé como un regalo para subir y dar mi opinión y también para ver si era capaz de volverme a subir en una moto de gran premio después de haber estado dos años parado y se cumplieron todas mis expectativas. Pude disfrutar una vez más y ser capaz de concentrarme lo suficiente para ir rápido en una moto de gran premio y de disfrutar, que es lo importante", explicó.

"Luego se volvió a repetir y cumplí una vez más las expectativas, pero tampoco lo tenía claro que eso representara volver a correr. porque al final es una decisión muy seria y complicada. Es un reto muy complicado y difícil porque el campeonato de MotoGp tiene un nivel muy alto con muchos pilotos muy jóvenes, y un cambio, no solo generacional, sino también tecnológico al que a mí me va a costar adaptarme", explicó a los periodistas tras la presentación del equipo propiedad del constructor Francisco Hernando, "Francisco el Pocero".

Sete manifestó: "el proyecto se inició desde un principio empezando desde cero y que yo podría aportar mi experiencia, tanto Pablo como Gelete (Nieto, hijos de Angel Nieto) han sido capaces de hacer desde cero un equipo nuevo y con la ayuda de Francisco Hernando, que ha cogido un compromiso muy grande con todos nosotros y de la mano de Ducati, estamos haciendo realidad un proyecto que nunca había imaginado".

"La respuesta que he tenido aquí de los medios me ha ilusionado y he visto ilusión en la gente y no hay palabras de agradecimiento", señaló Gibernau, que añadió: "pondré toda mi ilusión, mi humildad y mis ganas en este proyecto".

"Ha cambiado bastante el campeonato, las 800 son diferentes a lo que yo llevé, la tecnología, el control de tracción. En Mugello tuve que cambiar bastante la forma de pilotar y la verdad es que en estos dos años ha dado un paso que, si estas dentro, no lo notas tanto, pero yo que he salido y he vuelto a entrar no habiendo subido a una moto de velocidad en dos años, sí se nota el cambio", explicó.

Sobre la nueva reglamentación de neumáticos que hará que solo haya un suministrador para 2009, Gibernau consideró: "Ojalá que iguale las cosas, Michelin al igual que Bridgstone -que será el único fabricante la próxima temporada en MotoGp- y Dunlop se merece un grandísimo respeto; no nos podemos encasillar en un reglamento. Ojalá que sea para bien".

Añadió: "se me ha abierto una puerta que nunca más pensé que se me abriría. Estamos aquí para hacerlo lo mejor posible y no estoy aquí solamente para participar, pero tenemos que ser conscientes de que he estado dos años sin participar y que es un equipo nuevo".

"Una cosa es cuando me estaba jugando el campeonato del mundo con Valentino Rossi y ahora a pesar de que uno sigue creyendo mucho en si mismo soy consciente de que han pasado años y que es un proyecto nuevo y hay que enfocarlo de una forma diferente", dijo.

Sobre el campeón del mundo italiano afirmó: "Conozco muy bien a Valentino en todos los aspectos. Creo que ha puesto mucho trabajo, como siempre ha tenido una moto muy competitiva y un equipo. Yo ya sé quién es y le conozco muy bien. Le felicite y le vuelvo a felicitar" por haber vuelta a ganar un Mundial.

"Yo en mi palmarés puede decir que he estado con él luchando hasta el final por un Campeonato del Mundo y por muchas carreras y vuelvo aquí para disfrutar", declaró Sete, que agregó: "Ojalá se vuelvan a ver grandes carreras y ojalá sea yo el protagonista, pero no me quiero dejar llevar por un pasado que ya no existe".

Sobre los españoles Dani Pedrosa y Jorge Lorenzo, que serán sus rivales el año que viene, indicó: "Los dos tienen un nivel altísimo. Jorge ha sorprendido a todo el mundo y me hizo mucha ilusión cuando ganó, fue muy importante para él. Sé lo que supone la primera victoria en MotoGP. Ahora la referencia son ellos. Al primero que tengo que ganar es a mí mismo".

Sete llevará en su moto el número 59 en homenaje a su abuelo Paco Bultó, fundador de la marca española Bultaco, cuya primera moto se fabricó en 1959. "Siempre me ha acompañado mi abuelo", dijo hoy en Cheste.