Quantcast

La nueva quinta del Mini

Francisco Ávila

Barcelona, 23 oct (EFE).- Siete canteranos y cinco goles marcados por los futbolistas criados a la sombra del Camp Nou en la victoria firmada por el Barça en Basilea (0-5), un triunfo que recuerda, en fondo y forma, al de otra quinta de geniales jugadores, la de Iván de la Peña, que tuvo en el Benito Villamarín (1-5), su primer momento de gloria.

Pasado y presente se funden. De Basilea al Villamarín, 13 años de un momento prácticamente calcado. En Basilea, Josep Guardiola alineó a siete jugadores de la cantera: Valdés, Puyol, Sergio Busquets, Xavi, Messi, Bojan y Víctor Sánchez. Todos los goles fueron de ellos.

Marcó dos Bojan y completaron la goleada Messi, Xavi y Sergio Busquets. En el Villamarín, aquel equipo entrenado por Johan Cruyff también marcó cinco tantos, cuatro de ellos obra de los jugadores de la casa (Roger, Celades, Toni Velamazán e Iván de la Peña); el quinto de Figo.

En total, Cruyff puso en juego aquel 7 de octubre de 1995 a once canteranos. Jugaron Busquets, Ferrer, Sergi, Toni Velamazán, Oscar, Carreras, Juan Carlos Moreno y Roger. Después salieron Celades, Guardiola e Iván de la Peña.

A Guardiola, uno de los presentes en aquella goleada en Sevilla, seguro que le vino a la cabeza el recuerdo de aquel encuentro. El técnico, también criado a la sombra del Camp Nou, uno de los jugadores más laureados de la historia y miembro del mítico 'Dream Team' ha hecho una apuesta clara por la cantera.

Después de que fracasara en su intento de convertirse en director técnico del club, puesto que Lluis Bassat, no triunfó en su intento de convertirse en presidente del Barça, Guardiola se ha encontrado con una inesperada oportunidad.

Atendió la llamada de Joan Laporta en el verano de 2007 y aceptó convertirse en el entrenador del equipo filial, que por entonces militaba en Tercera División.

Guardiola se fogueó en campos de regional. Una ex-estrella del fútbol dirigiendo a un equipo de promesas. La experiencia le enriqueció, los futbolistas confiaban en su método y el Barça B ascendió a Segunda B.

La sorpresa fue cuando Joan Laporta le propuso hacerse cargo del primer equipo en sustitución de Frank Rijkaard. La falta de experiencia y las dudas sobre su capacidad para gestionar grupos de egos fueron los primeros argumentos utilizados en su contra. Con el paso de las jornadas, Guardiola ha ganado adeptos en la junta, en la grada y hasta en la sala de prensa.

En Basilea, el entrenador del Barça plasmó todos sus principios futbolísticos. Empleó rotaciones, su equipo jugó como los ángeles y le dio cancha a la cantera, como viene haciendo desde principios de temporada.

Y su apuesta se refleja en los números que ofrece su equipo desde principios de temporada. Tras perder en Cracovia (1-0 frente al Wisla), en Soria (1-0 ante el Numancia) y empatar en casa ante el Racing de Santander, el Barça ha encadenado ocho victorias de forma consecutiva.

33 goles ha marcado el equipo entre Liga y Champions, 16 de ellos marcados por jugadores criados en la cantera (8 de Messi, 4 de Xavi, 2 de Bojan y 1 de Iniesta y de Busquets); y otros tantos por el resto de la plantilla. El tanto que resta lo firmó el defensa sportinguista Jorge en El Molinón (1-6).

En el Camp Nou, después de dos años de desilusiones, todos se frotan los ojos con un proyecto cien por cien azulgrana, en el que juegan y triunfan mayoritariamente los de casa y que ofrece muy buenas sensaciones.