Quantcast

Usobiaga considera "muy gratificante" haber ganado el campeonato europeo

Eibar (Guipúzcoa), 22 oct (EFE).- La consecución del Campeonato de Europa de escalada de dificultad a cargo de Patxi Usobiaga ha dejado un poso "muy gratificante" en el deportista de Eibar, satisfecho de haber podido hacer realidad hace unos días uno de los sueños que albergaba desde años atrás.

El escalador guipuzcoano ha expresado hoy a Efe su alegría por haber logrado "tachar" el torneo europeo de su "lista personal", no en vano se trataba de un ansiado título que se le resistía, aunque "hay muchos retos en este deporte", ha advertido, insaciable en la continua persecución de éxitos.

"Es un objetivo que tenía en mente y me siento contento de haberlo conseguido", ha subrayado, sin ocultar que el éxito continental es "muy importante" porque lo alcanzó tras superar a "los mejores del mundo" gracias a que acudió a la cita parisina con las ideas "muy claras", como sus adversarios, pero a diferencia de ellos luego supo llevarlas a la práctica y rentabilizar el esfuerzo realizado.

El triunfo le resarce, al menos en parte, de no tener apenas opciones de reeditar la Copa del Mundo conquistada en 2006 y 2007, aunque afrontará el desenlace de la competición en Kranj (Eslovenia), a mediados de noviembre, dispuesto a poner el mejor colofón posible a la temporada.

"Me gustaría acabar el año con un broche de oro y ganar la última prueba", ha señalado, aunque es consciente de que allí estarán escaladores como Tomas Mrazek, Jorg Verhoeven o el catalán Ramón Julián 'Ramonet', más presionados al estar jugándose el título.

En cualquier caso la campaña vuelve a ser sensacional para el menudo escalador eibarrés, erigido en uno de los mejores de la especialidad.

"Quería mi tercera Copa del Mundo y no podrá ser, pero tenía tres grandes objetivos y he conseguido dos, así que no está nada mal", ha comentado, consciente de que además del reciente logro también se adjudicó en septiembre el prestigioso Arco Rockmaster.

Usobiaga descansa ahora en las inmediaciones de la ciudad alemana de Nuremberg, donde permanecerá cerca de dos semanas alejado de la competición y entregado a la escalada en roca, otra de sus pasiones.