Quantcast

Alguersuari: "Estoy preparado para ganar la GP2 en mi primer año"

Barcelona, 21 oct (EFE).- El piloto español Jaime Alguersuari, reciente vencedor de la Fórmula 3 Británica en el año de su debut, dice sentirse capacitado para repetir la gesta la próxima temporada, cuando participará por primera vez en la GP2 o en las World Series, consideradas actualmente la antesala de la Fórmula Uno.

"Creo que estoy preparado para ganar la GP2 o las World Series en mi primer año", explica a EFE Alguersuari, quien probará los dos tipos de monoplazas durante las próximas semanas para conocer cual se adapta más a su estilo de conducción.

"Después de estos tests sabremos dónde me encuentro más cómodo, y Red Bull (equipo con el que tiene contrato hasta 2010) decidirá qué es lo mejor para mí", aclara el piloto barcelonés, que a sus 18 años se ha convertido en la más firme promesa del automovilismo español.

Alguersuari, eso sí, da por hecho que alternará su participación en las World Series o la GP2 con su labor como piloto del equipo de Red Bull de Fórmula Uno, para el que probará material, realizará tandas de entrenamientos y protagonizará exhibiciones cuando no tenga que disputar ninguna carrera.

Por tanto, el español sustituirá como probador al suizo Sebastien Buemi, quien en 2009 ocupará el volante que dejará vacante en Toro Rosso el alemán Sebastian Vettel, que se marcha a Red Bull para reemplazar a su compatriota, el veterano Nick Heidfeld, que hace unos meses anunció su retirada.

"Compaginaré las carreras con un programa de Fórmula Uno, para ir familiarizándome con el equipo y, a base de hacer kilómetros, poder coger el 'feeling' al coche", desvela Arguersuari.

De hecho, el pasado mes de mayo, el catalán ya probó con notable éxito el RB4 de Heidfeld y Webber en el IDIADA de Tarragona, aunque es consciente de que su físico todavía debe mejorar sensiblemente para poder manejar con solvencia un Fórmula Uno durante toda una carrera.

"Para ser una piloto de Fórmula Uno de referencia, hay que tener un físico superior, hay que ir sobrado, porque este es un deporte durísimo", comenta el catalán, quien ya cuenta con un entrenador personal con el que está potenciando la musculatura del tren superior, además de mantenerse en un óptimo estado de forma gracias a largas sesiones de ejercicios anaeróbicos y cardiovasculares que realiza en el gimnasio.

Pero lo que ha hecho que Jaime Alguersuari acumule 16 victorias, 34 podios y 17 poles, en sus 105 carreras en el mundo de los monoplazas cuando apenas ha alcanzado su mayoría de edad, no es su envidiable físico ni su indudable talento, sino una cabeza sorprendentemente bien amueblada.

El barcelonés conduce cada Gran Premio con la misma madurez con la que se desenvuelve por el circuito de la vida. "Soy un piloto bastante frío, de los que va muy rápido y gana carreras, pero que sabe cuándo debe quedar segundo o tercero. Lo más fácil es cometer un error y decir luego que lo has intentado, pero lo difícil es estar siempre ahí, con opciones de ganar. No hace falta ser siempre el más rápido para lograrlo".

Con los años -empezó en el mundo del kárting hace ya una década- Alguersuari ha aprendido a conocer todos los entresijos de un monoplaza, hasta el punto que ahora puede presumir de ser "un piloto técnico que sabe sentir las sensaciones del coche, trasmitirlas a los ingenieros y acertar con los reglajes".

Es meticuloso hasta en la forma de conocer los circuitos, muchos de ellos, nuevos para él. "Nunca me he aprendido ninguno con la 'Playstation'. La época de los videojuegos ya la dejé. Un circuito se conoce caminando con tu ingeniero y cogiendo un mapa de telemetría, con las marchas, con la velocidad, con el freno, con el gas, e ir analizando curva por curva", apunta.

A Jaime le gusta controlar todo, vivir las carreras desde el primer al último segundo, sentirse piloto las 24 horas del día. No es de extrañar, por tanto, que su ídolo sea el heptacampeón mundial Michael Schumacher, probablemente el mejor de todos los tiempos.

"Schumacher ha sido una referencia, pero ya no sólo como profesional sino a todos los niveles. Si quieres ser el mejor hay que dedicarle el tiempo que le ha dedicado él o mas. Es un gran piloto, una gran persona y un gran atleta", resume.

Como el alemán, Alguersuari se transforma en un témpano de hielo cuando se sube a un monoplaza. "La presión no me afecta porque, cuando estoy en un carrera o jugándome un campeonato, sé lo que puedo y lo que no puedo hacer. Me considero un buen atleta y un buen piloto, pero no puedo hacer milagros, así que no me preocupa lo que no puedo hacer. De hecho, ni pienso en ello, pero tampoco me preocupa lo que puedo hacer, porque sé que lo haré", argumenta.

Jaime Alguersuari es hijo del empresario, del mismo nombre, que organiza algunos de los eventos de motor más importantes que se celebran en España y también en Europa.

Sin embargo, pocos saben lo poco que su padre, que siempre se ha mantenido en un discreto segundo plano cuando se trataba de la carrera de su hijo, ha influido para que el reciente campeón de la Fórmula 3 Británica haya llegado hasta aquí.

"Él me ha dado algunos consejos, como cualquier padre, y viene a algunas carreras, nada más. Yo corro para mí y porque así soy feliz. Lo que digan de mi apellido me da bastante igual", sentencia.