Quantcast

Rays y Filis protagonizaran un "Clásico de Otoño" sin históricos

Julián Castillo

St.Petersburg (Florida, EEUU), 21 oct (EFE).- Nadie cuestiona el talento y la juventud de los Rays de Tampa Bay ni la consistencia de los Filis de Filadelfia en la recta final de la temporada, pero su llegada a la Serie Mundial ha quedado en un segundo plano para los fanáticos al no ser considerados de los históricos.

Los Rays, campeones de la Liga Americana después de eliminar a los actuales campeones de la Serie Mundial, los Medias Rojas de Boston, llegan por primera vez a una Serie Mundial en su historia después de haber sido el año pasado el peor equipo de las Grandes Ligas.

Mientras que los Filis disputaran su sexta Serie Mundial, con un título conseguido en 1980 cuando ganaron por 4-2 a los Reales de Kansas City, pero tampoco se han ganado el honor de estar entre los más seguidos por los fanáticos a nivel nacional.

El mérito deportivo de los Rays es enorme y además con el segundo presupuesto más bajo de las Grandes Ligas, como ya hicieron también en su momento los Marlins de Florida, sus vecinos del sur en la Liga Nacional.

Pero eso a los fanáticos que no sean seguidores de los Rays no les interesa y su deseo siempre es ver en el "Clásico de Otoño" a los equipos históricos como son los Yanquis de Nueva York, Medias Rojas, Dodgers de Los Ángeles y Bravos de Atlanta, entre otros.

Los jóvenes valores de los Rays, que encabeza el tercera base Evan Longoria, seguro premio Novato del Año, como el jardinero central, B.J.Upton y el primero base dominicano Carlos Peña, que destrozaron con su bate tanto a los Medias Blancas de Chicago como a los Medias Rojas, no tienen todavía una proyección nacional.

Los propios peloteros y directivos de los Rays son conscientes que lo que están viviendo no es algo "normal" ni que se esperaban al comienzo de temporada, por lo tanto asimilarlo ya es un problema de cara a la concentración de la Serie Mundial.

"Se está volviendo un poco más asimilable; pero es muy surrealista para todos nosotros", declaró Andrew Friedman, vicepresidente ejecutivo de operaciones del béisbol de los Rays. "Ahora tenemos que olvidarnos de lo que hemos hecho y jugar sin pensar demasiado que estamos en la Serie Mundial".

El mismo consejo que les da el manager de los Rays, Joe Maddon, a sus peloteros cuando volvieron hoy, martes, a los entrenamientos de cara al partido de mañana, miércoles, el primero de la serie en su campo del Tropicana Field.

"Hemos descargado todos las emociones con el descanso y ahora toca pensar que estamos ante la gran oportunidad por la que sueña cualquier pelotero y es disputar la Serie Mundial", comentó Maddon. "En nuestro caso, llegó de la forma menos inesperada en cuanto a los pronósticos, pero no por el juego que aportamos".

Hasta el momento, los Rays también son conscientes que en las dos series previas, siempre supieron surgir en los momentos decisivos con algún pelotero que fue superior a lo que se esperaba, Maddon quiere que eso se mantenga en el "Clásico de Otoño".

Maddon también dio a conocer la rotación de abridores y para el primer partido pondrá en el montículo al zurdo Scott Kazmir, mientras que James Shields lo hará en el segundo.

Cuando viajen a Filadelfia para el tercer partido, la responsabilidad de abridor la tendrá el gran héroe del séptimo de la Serie de Campeonato de la Americana ante los Medias Rojas, el derecho sorpresa Matt Garza, ganador del premio de MVP.

Mientras que para el cuarto estará listo Andy Sonnanstine y de esta manera tener disponibles a Kazmir, Shields y Garza ante la posibilidad que la serie se alargue a los siete partidos.

"La decisión se ha hecho en base a los días de descanso que tienen los lanzadores", comentó Maddon. "Lo importante es que llegan descansados y listos para lanzar su mejor pelota".

Los Filis, que llegan por sexta vez al "Clásico de Otoño", con un título en su haber, también dieron a conocer la rotación de sus abridores para enfrentarse a los Rays.

El manager de los Filis, Charlie Manuel, no hizo modificaciones con relación a los abridores que utilizó en las dos series anteriores frente a los Cerveceros de Milwauke y los Dodgers.

El zurdo estelar Cole Hamels, también ganador del premio de Jugador Más Valioso (MVP) de la Serie de Campeonato de la Liga Nacional, será el que abra mañana y se enfrente a Kazmir.

Brett Myers tendrá la responsabilidad para el segundo partido y Manuel ha querido mantener tercero en la rotación al veterano zurdo Jamie Moyer, aunque no ha estado bien durante las dos series previas.

Mientras que el potente Joe Blanton, que lanza rectas de humo todo el tiempo, será el que salga como abridor en el cuarto partido de la serie.

Manuel reconoció que estaba impresionado por lo que vieron hacer a los jóvenes peloteros de los Rays y llegaban a la serie mentalizados de una manera especial.

"Veo que son jóvenes y muy talentosos. Son buenos atletas. Pueden correr, pueden lanzar y tienen poder. Me gusta su pitcheo. Va a ser una serie realmente buena", valoró Manuel. "Pienso que tenemos que jugar buen béisbol, sacar todo lo mejor, y es lo que planeamos hacer".

Tampoco Manuel cree en la llamada maldición de la construcción en marzo de 1987 del edificio "One Liberty Place", que sobrepasó, en elevación, a la gigantesca estatua de William Penn que yace encima del ayuntamiento de Filadelfia.

El edificio del "One Liberty Place" mide 288 metros de altura mientras que el ayuntamiento con la estatua mide 167 metros y desde entonces ningún equipo profesional de Filadelfia ha conseguido ganar un título de campeones de la NBA, NFL, NHL y de béisbol.

Penn es una figura importante de la historia de la región. Este fundó a la colonia de Pensilvania en el 1681 y a la ciudad de Filadelfia en el 1682.

Antes de la perforación del contorno de la ciudad por "One Liberty Place" existía una ley, no escrita, que prohibía que se construyeran edificios más altos que la estatua y los fanáticos comenzaron a hablar de la maldición de la construcción.

Los Filis han jugado en sólo una Serie Mundial desde que comenzó la maldición. Un jonrón de tres carreras del receptor Joe Carter, sin embargo, dejó en el terreno al equipo y coronó a los Azulejos de Toronto campeones de la Serie Mundial del 1993.

"No creemos en esas cosas, sólo en jugar bien al béisbol y lo mismo sucede con las apuestas de Las Vegas que le dan favoritos a los Rays", comentó Manuel. "El béisbol es un deporte maravilloso y lo único que tienes que hacer es jugar bien a la pelota hasta el último "out" del partido.

Eso es lo que piensan hacer ambos equipos, al margen de maldiciones, apuestas y que no hayan generado el interés nacional que podrían tener equipos como los Yanquis, con 26 títulos de la Serie Mundial.EFE

jmc

|K:DEP:DEPORTES,BEISBOL|

|Q:DEP:es:15007000:Deporte:Béisbol|

|N:C|

10/21/21-41/08

TELETIPOS_CORREO:DEP,DEP,—-,—-