La Plaza de España de Zaragoza convertida en una multitudinaria concentración. Foto: F. Abadía