La plantilla de Figueruelas dice SÍ al preacuerdo de convenio

La factoría tiene ahora la garantía que ensamblará la próxima generación de Opel Corsa. En total se han contabilizado 2.827 votos a favor, frente a los 2.008 que rechazaron el texto pactado por la dirección y el comité.. Por su parte, Opel destaca "la responsabilidad las partes" para haber llegado a un acuerdo

Rosa Gómez 31 de enero de 2018

La plantilla de Figueruelas dice SÍ al preacuerdo de convenio
Foto: Twitter

Los trabajadores han dicho si con 2827 votos, frente a 2008 que han dicho no, al texto pactado por dirección y comité de empresa.

La factoría tiene ahora la garantía que ensamblará la próxima generación de Opel Corsa.

Opel destaca "la responsabilidad las partes" para haber llegado a un acuerdo

El Grupo PSA, al que pertenece Opel, destacó este miércoles "la responsabilidad" tanto de la dirección de Opel como de los sindicatos de trabajadores para haber llegado a un acuerdo, que han ratificado hoy los trabajadores.

La compañía señaló en un comunicado que "después de unas largas e intensas negociaciones llevadas a cabo con un espíritu constructivo", la dirección y tres de los cinco sindicatos (UGT, CCOO y ACUMAGME) en representación del 75% de los empleados, han alcanzado un nuevo acuerdo marco laboral en la planta de Figueruelas (Zaragoza) para los próximos cinco años.

"En un gran ejercicio de responsabilidad, ambas partes han puesto de relieve que la competitividad y la productividad en comparación con otras plantas de Grupo PSA, y con el resto de fábricas de la competencia, es la única vía para construir un futuro sostenible para la planta", destacó la empresa.

Según ha confirmado los sindicatos, ha ganado el 'sí' con 800 votos de ventaja frente al 'no'. En total se han contabilizado 2.827 votos a favor, frente a los 2.008 que rechazaron el texto pactado por la dirección y el comité.

De esta manera, los trabajadores aceptan los términos de este acuerdo que salvaguarda el futuro de la planta aragonesa. En concreto, el convenio, con cinco años de vigencia, incluye congelación salarial durante 2018, un incremento del 50% del IPC real en 2019 y 2020, y del 60% del IPC en 2021 y 2022, siempre condicionado al Plan Industrial que utilice a plena capacidad la planta zaragozana, a 478.000 unidades/año.

Además, se recuperan los contratos de relevo, aunque parcialmente, para los nacidos en 1957 y se procederá a la renovación de la plantilla para los empleados nacidos entre 1958 y 1961.

Por lo que respecta a los pluses, se plantea una reducción del 5% en festivos y nocturnidad y se procederá a un estudio orientado a la implantación de plantilla de fin de semana, así como la modificación de las pausas de bocadillo a 17 minutos, en función de la llegada de nuevos modelos.