Te desvelamos los secretos de los Mayos, en Alhama de Murcia

De origen incierto, vinculados en la tradición oral a la costumbre de celebrar la llegada de la primavera y el renacer de los campos, la fiesta de Los Mayos está plagada de singularidades y atractivos. Desde los peleles que la madrugada del primer domingo de mayo aparecen como por arte de magia en cada rincón y dialogan entre sí formando auténticas escenas, hasta los corremayos, cientos de personas ataviadas con vistosos trajes de bufón multicolor que recorren el pueblo visitando a los Mayos. Una explosión de colorido, música, espectáculo y diversión recuperada en 1982 y que aspira a convertirse en Fiesta de Interés Turístico Nacional. Para ello contará con tres aliados de excepción: los actores Terele Pávez, Enrique Villén y Carolo Ruiz, nombrados embajadores de las fiestas.

Viajes 13 de febrero de 2015

Críticos o tradicionales, formando escenas de antiguos oficios o parodiando con gracia realidades locales o nacionales. Si uno se pasea por las calles de Alhama de Murcia el primer domingo de mayo podrá descubrir que han surgido durante la noche, en jardines, plazas y calles, multitud de secuencias cuyos personajes principales son unos peleles de trapo a tamaño real totalmente caracterizados. Son los Mayos, protagonistas de escenas satíricas o que recrean costumbres, oficios y usos tradicionales, pero siempre formando parte de una cuidada escenografía acorde con la temática que representan.

Con cuerpos de tela rellenos de paja, hojas, lana y trapos, y caras pintadas a mano, que pueden ser anónimas o totalmente identificables con algún personaje conocido en el ámbito local, regional o nacional, estos peleles dialogan entre sí, habitualmente en verso, a través de pequeños carteles que llevan sujetos al cuerpo.

Según la tradición, los Mayos se 'plantan' la madrugada del primer domingo de mayo y, durante todo el día, son visitados por cientos de ciudadanos y turistas que se acercan para disfrutar de las escenas, que conforman un efímero museo etnográfico al aire libre. Y es que, colocados por los propios vecinos durante la madrugada, desaparecen al finalizar el día hasta el siguiente año.

Acompañan a los Mayos los Corremayos, encabezados por el Corremayo Mayor. Se trata de cientos de personas disfrazadas con trajes de arlequín de vivos colores y adornados con cascabeles que llenan durante todo el día hasta el último rincón de la localidad visitando a los Mayos, entre música, espectáculos y mucha diversión.

De origen desconocido, que se ha vinculado históricamente al pasado romano de la localidad, y siempre relacionado con la costumbre de celebrar la llegada de la primavera y el renacer de los campos (al igual que las festividades de Las Cruces), los Mayos logran reunir durante un día a miles de alhameños y visitantes en torno a sus figuras -en 2014 más de 7.000 personas-.

Interrumpidos tras la Guerra Civil por su carácter crítico y el anonimato que los rodea, en 1982 se recuperó la festividad, que en 1996 se convirtió en Fiesta de Interés Turístico Regional. Este año, además, la localidad aspira a ver reconocida su fiesta como de Interés Turístico Nacional y, para ello, entre otras iniciativas, ha nombrado Embajadores de sus fiestas a los actores Terele Pávez, Enrique Villén y Carolo Ruiz, vinculados profesionalmente a Alhama de Murcia a través de un reciente proyecto cinematográfico que les permitió conocer la localidad y enamorarse de su sabor auténtico.

En 2015, las fiestas tendrán lugar entre el 1 y el 10 de mayo, con diferentes actividades entre las que destacan la tradicional plantada de Mayos, el pasacalle de los Corremayos y el encuentro de cuadrillas -grupos de música tradicional que interpretan su repertorio en distintos rincones de la ciudad-, así como un concurso popular de paellas, representaciones teatrales, talleres infantiles y una Concentración de Motos Custom, otro evento que reúne a miles de aficionados a estas motos y que cuenta con una trayectoria de 20 años.