Vídeo: La Policía dice que es frecuente encontrarse en la escena de un homicidio con un incendio

1 de Agosto de 2010

Madrid, 1 ago (EFE).- Los incendios provocados, que pueden arrasar viviendas, locales o vehículos, es un arma cada vez más utilizada por delincuentes de todo pelaje para destruir las huellas de otros delitos como asesinatos y robos, en venganzas personales o, incluso, para engañar al seguro y cobrar la indemnización.